clausura GrazalemaLa segunda fase del plan Crece Empleo, que promueve el IEDT de Diputación, ha sido clausurada en Grazalema. Doce vecinos del municipio –nueve mujeres y tres hombres- han culminado su formación en Actividades auxiliares de almacén, en la que han adquirido conocimientos sobre manipulación de mercancías o expedición de pedidos, así como prácticas laborales en empresas locales. Al acto de clausura –en el que se entregaron los certificados de aprovechamiento- asistió el alcalde de la localidad, Carlos Javier García Ramírez y responsables de los negocios que han servido de escenario para las prácticas.

Esta segunda fase del Crece Empleo, denominada Excelencia, se ha aplicado conforme a un presupuesto de 66.186´13 euros financiado con el Fondo Social Europeo –en un 80 por ciento de su cuantía- y con recursos propios del IEDT de Diputación. En el segundo semestre del año 2014 se impartió en Grazalema la primera fase del plan Crece Empleo, que también se dedicó a la acción Actividades Auxiliares de Almacén. A esta experiencia inicial se dedicaron 68.308´66 euros, que permitieron la formación de diez alumnos (siete mujeres y tres hombres) y la contratación de un equipo técnico para la administración y docencia. El alumnado –en todas las fases- percibe una beca cercana a los 400 euros mensuales.

El IEDT de Diputación ya ha seleccionado a las 12 personas –diez mujeres y dos hombres- que conformarán el alumnado de la tercera fase del Plan Crece Empleo entre el listado de aspirantes remitido por el Servicio Andaluz de Empleo. En el marco de esta nueva fase, denominada Reactivación Laboral, se impartirá la acción formativa Operaciones Auxiliares con Tecnologías de la Información y la Comunicación, conforme a un presupuesto de 31.005´34 euros.

En Grazalema la suma de las tres fases del programa comporta una inversión total que supera los 165.000 euros y la formación de 43 vecinos del municipio.

La primera fase del Crece Empleo incidió en personas con escasas posibilidades de acceder al mercado de trabajo a tenor de su escasa formación, o bien por encontrarse en circunstancias cercanas a la exclusión social. Con la segunda y tercera fases se pretende un avance cualitativo, ya que se plantea mejorar no sólo las expectativas de inserción laboral sino también las condiciones para lograr la acreditación o certificación de competencias profesionales.