La alcaldesa, Patricia Cavada, acompañada del concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, y la delegada específica de Bibliotecas y Salas de Estudios, Begoña Castro, ha mantenido una reunión con una representación de los estudiantes que se han hecho eco de las peticiones de este colectivo con respecto a los lugares públicos habilitados para el estudio existentes en la ciudad, especialmente en lo que respecta al aulario de la calle Alsedo y a las biblioteca Luis Berenguer.

La reunión ha tenido como objetivo, explica la primera edil, atender las inquietudes del colectivo de estudiantes y estudiarlas conjuntamente “para, de manera participada, adoptar nuevas medidas que vengan a satisfacer sus necesidades en función de las instalaciones que actualmente posee la ciudad para atender esta demanda”, ha señalado Cavada.

En este sentido, el gobierno municipal ha escuchado las peticiones expuestas en esta reunión habiéndose alcanzado un acuerdo satisfactorio que beneficia a quienes asisten al aulario de la calle Alsedo y a la biblioteca Luis Berenguer, los dos centros de mayor frecuencia de uso para el estudio por parte del colectivo de estudiantes. Así, los horarios de ambas salas se modificarán en breve en lo que respecta al mes de febrero, de manera que el aulario de Alsedo permanecerá abierto de 09:00 horas a 14:00 horas y de 16:00 horas a 00:00 horas incluidos todos los fines de semana. Por su parte, la biblioteca Luis Berenguer estará abierta de lunes a viernes en horario de 09:00 horas a 14:00 horas y de 16:00 horas a 22:00 horas. Los sábados y domingos el horario será el mismo, con la excepción de la hora de cierre, que quedará fijada a las 21:00 horas.

La alcaldesa ha informado de que estos nuevos horarios entrarán en vigor previsiblemente partir del 15 de febrero. Así se podrá hacer porque esta es la fecha prevista de la firma y entrada en vigor del nuevo contrato con la empresa de seguridad del Ayuntamiento, “un contrato que refleja mejoras en diversos aspectos y en las que el gobierno municipal ha venido trabajando desde tiempo atrás con la empresa para que se puedan contemplar en el nuevo servicio”, apostilla Cavada.

Este acuerdo –que también recoge un incremento de mobiliario y enseres en el aulario de Alsedo- viene a dar solución temporal al presente mes de febrero. Con vistas a perfilar el resto del año según los deseos del colectivo estudiantil, Patricia Cavada ha fijado con sus representantes una nueva reunión para el próximo 25 de febrero, “una vez que vayamos observando el uso de estos espacios durante los días siguientes al nuevo horario, con el objetivo de que podamos fijar la distribución de las horas dispuestas en la ampliación del contrato a lo largo de los meses siguientes, siempre prestando especial atención a los meses de mayor demanda del aulario y las salas de estudio y épocas de exámenes, todo ello en coordinación con los representantes estudiantiles”.

La primera edil ha agradecido a este colectivo su disposición a alcanzar estos acuerdos y les ha vuelto a trasladar el proyecto del gobierno local de construir una nueva sala de estudios que está ya recogido como proyecto, una de las inversiones elegidas por la ciudadanía en los Presupuestos participativos y que viene recogida en los presupuestos del año 2018 con partida consignada y financiación gracias al préstamo firmado a principios de año por el equipo de gobierno para llevar a cabo las inversiones previstas. Con ello se solventará definitivamente el problema histórico existente en la ciudad de falta de capacidad para acoger a los estudiantes, sentencia Cavada.