La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha destinado más de 9,1 millones de euros para respaldar 31 proyectos de modernización de industrias agroalimentarias en la provincia de Cádiz. Estas ayudas, que se han concedido a través de la Inversión Territorial Integrada (ITI), movilizarán unas inversiones totales de 22,73 millones de euros en la provincia, con la correspondiente generación de empleo y riqueza.

Para el consejero, que ha entregado en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) las resoluciones definitivas a los beneficiarios de esta línea de ayudas para transformación, comercialización y desarrollo de productos, se trata de un “incentivo fundamental para que las empresas puedan llevar a cabo actuaciones de mejora en sus instalaciones y equipamiento”. Un respaldo que se suma al que recibe esta provincia a través de la línea genérica de estas ayudas, con once beneficiarios (nueve pymes y dos grandes empresas) y una ayuda de más de 4,27 millones de euros (unos 3,5 para pymes y más de 770.000 para grandes empresas).

En el caso de los incentivos correspondientes a la ITI, el consejero ha informado de que el sector vitivinícola engloba el grueso de las ayudas, con 20 empresas beneficiarias; seguido por el hortofrutícola (cinco), el cerealista (dos) y un beneficiario en los sectores cárnico, lácteo, de productos preparados y de piensos.

Las subvenciones, que en la mayor parte de los casos cubre la mitad del coste de los proyectos, se dirigen a facilitar el aumento de la competitividad y el valor añadido de acuerdo con las tendencias del mercado. La mayoría de los proyectos respaldados consisten en actuaciones de ampliación y mejora de instalaciones, renovación de equipos de procesos, de congelación y refrigeración.

Durante el acto de entrega, Sánchez Haro ha subrayado que “la mejora de la transformación y comercialización de productos agrícolas es una de nuestras prioridades de actuación, incluida en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 con el fin de lograr un tejido agroindustrial más competitivo y sostenible”. Los incentivos, cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (75%) y las administraciones autonómica y central (17,5% y 7,5%, respectivamente), incluyen entre los gastos subvencionables los relativos a la construcción o mejora de bienes inmuebles de carácter productivo y a la adquisición e instalación de nueva maquinaria y equipos, con un límite de un millón de euros por cada proyecto de inversión.

Presupuesto triplicado

El titular de Agricultura andaluz ha recordado que debido a la gran cantidad de solicitudes recibidas, con un volumen de inversión “sin precedentes en el sector agroindustrial andaluz”, se decidió triplicar el presupuesto regional inicial, que era de 37,2 millones de euros, hasta los 108,1 millones para el conjunto de las tres líneas (grandes empresas, pymes y olivar). En el caso concreto de la provincia de Cádiz, también se incrementó el presupuesto de la primera convocatoria para esta línea previsto en la ITI, aumentando de siete a 14 millones de euros, “posibilitando que se puedan beneficiar de estas subvenciones todos los solicitantes que cumplen los requisitos”, ha añadido.   

El consejero ha resaltado, asimismo, el “buen funcionamiento” de la ITI, una línea de ayuda que permite un mayor número de convocatorias que serán únicamente para esta provincia, como es el caso de otros 13 millones de euros destinados a la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, y que en la actualidad tiene abierto el plazo (hasta el 4 de octubre) para la presentación de solicitudes. Esta línea de incentivos se suma a la ayuda enmarcada en la convocatoria general, de las que se han beneficiado 182 jóvenes agricultores gaditanos.

Compartir con: