Redacción | Sanlúcar.- Ante las informaciones tendenciosas de determinados partidos en relación a las cuentas de la Empresa Municipal de la Residencia de Ancianos (Emuremasa), el Gobierno local pone a disposición de todos los ciudadanos dichas cuentas, que son las mismas que obran en poder del administrador y de todos los consejeros de esta empresa municipal. De esta forma los ciudadanos pueden ver dónde se ha gastado hasta el último céntimo de dinero público en la residencia. Se pueden consultar en el Portal de la Transparencia Municipal en la dirección www.transparencia-sanlucar.org/transparencia-sanlucar/empresas/

Emuremasa es una empresa saneada, por lo que para votar en contra de la elevación de las cuentas hay que motivarlo.

En las cuentas de 2015 se puede comprobar que de los 2.062.165,33 euros que transfirió el Ayuntamiento a la empresa, 1.838.570,77 euros se destinaron al personal de la residencia (409.643,19 euros de esa cifra al pago de la Seguridad Social), lo que supone un 89% del presupuesto.

Es una empresa totalmente saneada, que no tiene créditos bancarios, ni deudas, y que tiene un periodo de pago a los proveedores de seis días.

En las cuentas se puede comprobar que, respecto del Capítulo II, se destinaron 217.195,72 euros a gastos corrientes (18.099,64 euros), es decir, para alimentación, farmacia, servicio de taxi para los ancianos, teléfono, luz, etc., y del Capítulo IV, 9.445 euros para amortización del inmovilizado.

Respecto al proceso de selección del director de la residencia, éste se hizo de manera pública con sus correspondientes bases y todo fue publicado en la página web municipal.

Toda esta información, más detallada y ampliada, la tienen y la tenían en su poder los consejeros de la empresa, y por ser tan claras aún no han sido capaces de exponer en qué punto los consejeros de la oposición no están de acuerdo con la cuentas: si es que creen que se les ha pagado de más a los trabajadores por su excelente trabajo; si creen que se ha gastado poco o mucho en farmacia para los ancianos o en la estudiada dieta para los residentes.

La administración desleal de los consejeros puede tener consecuencias muy graves: primero para ellos, que pueden ser sancionados con multas desde 1.200 a 60.000 euros, según marca la ley, y para los trabajadores, ya que si las cuentas no se formulan antes del 31 de diciembre de 2016 la empresa entrará en causa de disolución y quedará la puerta abierta a la privatización.

Las cuentas de la empresa “no se pueden negociar”, como dicen algunos consejeros nombrados por la oposición, ya que falsear las cuentas es un delito.

Si estos consejeros consideran que hay algo que no está claro o que es ilegal que acudan a los juzgados, pero que dejen tranquilos a los trabajadores de la residencia de ancianos con sus advertencias-amenazas, que ya tienen bastante con el futuro al que ellos les han sentenciado.