publicidad



El Ayuntamiento de Cádiz, el Obispado de Cádiz y Ceuta, y el Consejo de Hermandades y Cofradías de la ciudad adoptan por consenso la decisión

El Ayuntamiento de Cádiz, el Obispado de Cádiz y Ceuta y el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz han acordado la suspensión de los desfiles procesionales de la Semana Santa 2020. La decisión, que ha sido ya trasladada a los hermanos mayores de las cofradías de la ciudad y que se ha tomado por consenso entre las partes, se adopta tras analizar las medidas adoptadas por el Gobierno de España y la Junta de Andalucía.

En esta línea, las tres instituciones implicadas en la determinación consideran que resulta imprescindible esta suspensión con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus en la ciudad.

La afluencia de personas que siempre conllevan las salidas procesionales, la limitación de desplazamientos impuesta por las autoridades sanitarias y las instituciones públicas, así como la necesidad de que las personas permanezcan en sus domicilios el mayor tiempo posible, han sido algunas de las principales razones que han llevado al Ayuntamiento de Cádiz, junto al Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz y el Obispado de Cádiz y Ceuta a concluir que lo más responsable, pertinente y acertado es suspender los desfiles procesionales de la Semana Santa de Cádiz 2020.

Se trata de una decisión adoptada siguiendo el sentido común y coherente con las recomendaciones e iniciativas del Gobierno, que ha declarado en los próximos 15 días el estado de alarma. Las tres partes han coincidido que concurren motivos de salud pública más que justificados para esta suspensión.

La decisión se encuentra además en la línea de lo manifestado estos días tanto por la Conferencia Episcopal como por el Obispado de Cádiz y Ceuta.

La concejala de Cultura, Lola Cazalilla, sostiene que “se trata de una decisión complicada y difícil, pero a la vez necesaria y evidente para el bien común”. De hecho, revela que la posibilidad de la suspensión ya se venía contemplando días atrás por las partes implicadas en la decisión y que incluso se trató en la reunión que mantuvo con la permanente del Consejo de Hermandades y Cofradías ayer viernes. “Es un sacrificio muy grande el que hace la ciudad con esta decisión por todo lo que supone la Semana Santa de Cádiz, también en términos socioeconómicos. Es, además de todo lo que supone para los cofrades y las personas que disfrutan de los desfiles procesionales en las calles, un eje clave para la dinamización económica de la ciudad antes del verano. Pero consideramos que es la decisión más responsable, la que nos tocaba tomar, y hemos obrado en consecuencia”, apostilla, no sin antes agradecer al Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz y al Obispado de Cádiz y Ceuta el ejercicio de responsabilidad que realizan al tomar esta determinación.

Por su parte, el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz reconoce que es una medida dolorosa pero completamente justificada y destaca que se trata de una decisión responsable, meditada y lógica a la que se ha llegado después de analizar la situación y que se adopta desde el consenso. Asimismo, anima “a todos los cofrades a participar profundamente en estos días de Cuaresma y de Semana Santa para que se vivan particularmente de manera intensa y siendo escrupuloso en el cumplimiento de todas las recomendaciones efectuadas por las autoridades sanitarias”.

“Lamentamos profundamente tener que adoptar esta decisión, dolorosa para todos, con el firme convencimiento que es la mejor aportación para el bien común”, indica el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz.

“Este acuerdo pone fin a la incertidumbre que hemos padecido días atrás sobre la viabilidad de celebrar los desfiles procesionales de la Semana Santa 2020. Se trata de una decisión responsable, meditada y lógica a la que hemos llegado tras analizar la situación y que se adopta desde el consenso”, remarca esta institución que aglutina a los representantes de las cofradías de la ciudad.