Redacción | Provincia.- La Consejería de Salud ha activado el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, especialmente entre la población más vulnerable. La secretaria general de Salud Pública y Consumo, Josefa Ruiz, ha ofrecido una rueda de prensa sobre las características y novedades de este plan de prevención, que se pone en marcha cada año ante la llegada del periodo estival y del calor, así como sobre el estado de la calidad que presentan las aguas, según los datos del Programa de Vigilancia Sanitaria de las zonas de baño de carácter marítimo y continental para este verano.

La finalidad del Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud es minimizar las consecuencias que el calor pueda tener sobre los colectivos más vulnerables, como son las personas mayores, pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de 4 años (especialmente lactantes) y personas que trabajan expuestas al sol, así como recordar aquellos consejos de carácter general que contribuyen a convivir de una forma más saludable con las altas temperaturas propias de esta época.


Para ello, durante la rueda de prensa, se han recordado las recomendaciones básicas que la población debe tener en cuenta, como son evitar la exposición durante las horas más fuertes de sol, salir con protección (tanto con ropas ligeras y de color claro, y sombreros como con protección solar), ventilar las estancias, bajar las persianas y cerrar las puertas durante las horas de temperaturas más elevadas, mantener un buen nivel de hidratación, conservar adecuadamente los alimentos, moderar los ejercicios que exijan mucho esfuerzo físico en las horas centrales del día, etc.

La Consejería de Salud pone a disposición de la ciudadanía diversas canales de información donde poder realizar consultas y conocer recomendaciones para reducir los posibles riesgos que las altas temperaturas puedan ocasionar en la salud y acerca de otros aspectos o síntomas relacionados con el calor.

Así, a través de la App Salud Responde, que ya se han descargado gratuitamente más de 1.1 millón de usuarios (de los cuales 104.779 son de la provincia de Cádiz), se ofrece información actualizada sobre los niveles de alerta sanitaria ante las altas temperaturas. Asimismo, los usuarios pueden consultar las previsiones de temperaturas para cada una de las provincias andaluzas y recibir notificaciones mediante el servicio de mensajería de la App sobre cualquier cambio o activación en los niveles de alerta establecidos.

Junto a ello, se ha activado el apartado ‘Verano 2016: Cuida tu salud’ en la web de la Consejería de Salud– un espacio en el que la ciudadanía puede encontrar información general de interés sobre cómo afrontar la subida de temperaturas e identificar situaciones de riesgo, así como consejos útiles sobre protección, alimentación o hidratación durante la época estival. Este apartado incluye, además, una serie de recomendaciones para prevenir y saber cómo actuar ante picaduras propias de la época estival, tales como mosquitos, avispas, arañas, medusas, garrapatas o erizos marinos, entre otros.

Asimismo, el programa Ventana Abierta a la Familia (www.juntadeandalucia.es/salud/ventanafamilias), ofrece vía SMS, correo electrónico, y, por vez primera consejos más específicos sobre la protección de los menores ante un posible golpe de calor, cómo actuar en caso de que llegue a producirse, o qué deben beber o comer cuando las temperaturas son muy elevadas. Asimismo, este servicio, en el que ya están dados de alta 1.642 usuarios, realiza también recomendaciones sobre cómo vivir el ocio propio de la época estival de forma saludable y segura para los niños y niñas, como medidas de seguridad en los coches, uso de flotadores homologados, cierres de seguridad y vallas en el acceso a las piscinas, prevención de accidentes en zonas y juegos infantiles, etc.

Vigilancia y seguimiento población de riesgo

La línea de actuación de vigilancia, control y seguimiento de la población de riesgo de este plan de prevención trabaja en la identificación de las personas más vulnerables a las altas temperaturas propias del verano con el fin de establecer una coordinación efectiva entre las diversas instituciones y organismos implicados (servicios sociales, centros sanitarios, residencias, organizaciones de voluntariado, 112, etc.).

Así, desde los servicios de atención primaria se ofrece información a la población general y se trabaja en la identificación de los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico que realiza Salud Responde. Además, se intensifican las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor y proporcionar consejos para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas). También se realizan talleres de formación e información a profesionales de los centros residenciales dependientes de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, que reciben información sobre el uso y conservación de medicamentos, medidas preventivas y protocolos de actuación ante la aparición de sintomatología relacionada con el calor.

Las personas identificadas como población de riesgo son, en su mayoría, mayores de 65 años, pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad (insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes mellitus) o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor (psicotropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos), a lo que se suma en muchos casos que estas personas no disponen de condiciones de habitabilidad adecuadas en sus viviendas para protegerse del calor.

Predicciones, niveles y alertas sobre temperaturas

Junto a la labor proactiva de control, vigilancia y seguimiento de pacientes frágiles, y las recomendaciones generales y específicas a la ciudadanía, el Plan Andaluz para la Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud también incluye una línea de trabajo encaminada a informar sobre la predicción de las temperaturas en cada provincia, según los valores aportados diariamente la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La información es predictiva, pues se refiere al día en vigor y a los cuatro siguientes, y permite establecer cuatro niveles de alerta sanitaria: nivel verde/0, cuando no se prevé que se superen durante cinco días consecutivos las temperaturas umbrales máximas y mínimas; nivel amarillo/1, cuando se prevé la superación de las temperaturas umbrales máximas y mínimas durante uno o dos días seguidos; nivel naranja/2, si la previsión es de superación de las temperaturas umbrales máximas y mínimas durante tres o cuatro días seguidos; y nivel rojo/3, cuando se prevé la superación de temperaturas umbrales máximas y mínimas durante cinco o más días seguidos.

Hay que tener en cuenta que para que se active una alerta sanitaria deben superarse tanto las temperaturas umbrales máximas y mínimas de forma simultánea establecidas para cada provincia, por lo que una alerta puede quedar desactivada al no cumplirse la previsión inicial.

Balance del Plan de Altas temperaturas 2015

El verano pasado, entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, se activaron 87 alertas sanitarias (31 amarillas, 39 naranjas y 17 rojas)  que afectaron a siete provincias a lo largo de 41 días.

En cuanto a las asistencias sanitarias, las urgencias de los hospitales públicos atendieron más de 1,1 millón de urgencias, de las que 70 fueron diagnosticadas como golpe de calor y 342 por patologías relacionadas con el calor (agotamiento, síncope, calambres…).

Por su parte, los servicios de urgencias de los centros de salud registraron 1,8 millones de atenciones, de las que 324 fueron codificados como golpe de calor y 511 se relacionaron con otras patologías relacionadas con el calor.

A su vez, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061) prestó asistencia a dos golpes de calor y 45 pacientes con otras patologías relacionadas con el calor durante este periodo.

Llamadas telefónicas

En el verano de 2015 se incluyeron para el seguimiento telefónico de Salud Responde un total de 10.467 personas en el Plan de Prevención de Altas Temperaturas en toda la comunidad, 1.750 de las cuales son de la provincia de Cádiz. Además, 22.297 andaluces recibieron este servicio tras el alta hospitalaria, 2.879 de ellos en la provincia.

Por otra parte, el pasado verano, desde el Servicio de Teleasistencia se recibieron 16.239 llamadas, 2.524 en toda la provincia de Cádiz, para resolver dudas y se realizaron 159.204 llamadas, 13.950 en Cádiz, de control y seguimiento de los usuarios. Por otra parte, este verano está previsto que más de 109.000 usuarios del servicio de teleasistencia tengan acceso a la información y recomendaciones sobre el calor.

Aguas de baño aptas

Josefa Ruiz ha ofrecido información del Programa de Vigilancia Sanitaria de las zonas de baño de carácter marítimo y continental, y ha indicado que Andalucía es la comunidad autónoma que controla el mayor número de playas y de kilómetros de costa de todo el país. En concreto, 581 kilómetros distribuidos en 261 playas y 345 puntos de muestreo. Las aguas de continentales (o de interior), por su parte, suman 24 zonas de baño y 25 puntos de muestreo.

En la quincena previa al inicio de la temporada de baño 2016, se han efectuado inspecciones del agua y un seguimiento analítico a través de 352 muestreos, 704 análisis microbiológicos y 5.315 análisis macroscópicos de las aguas. De ellos se concluye que todas las aguas de baño de Andalucía, tanto marítimas como continentales, son aptas para el baño.

En el caso de la provincia de Cádiz, tanto sus 54 playas como sus 3 aguas continentales están aptas para el baño.

Para valorar el grado de cumplimiento de los requisitos de calidad para el baño de las aguas, se tienen en cuenta los resultados analíticos, las tendencias de comportamiento de las aguas a través de los resultados microbiológicos, las posibles incidencias detectadas en las inspecciones y otras informaciones procedentes de las autoridades ambientales y locales. Según estas consideraciones, el agua puede ser apta o no apta para el baño y, en este último caso, podrá existir prohibición del baño o recomendación de no bañarse. En este sentido, Josefa Ruiz ha recordado que son los ayuntamientos los encargados de mantener las condiciones de limpieza y salubridad de las zonas de baño, de colocar carteles informativos con las características, infraestructuras y medidas de seguridad, de vigilar los posibles puntos de vertido cercano para evitar riesgos y adoptar las medidas de gestión que le requieran las administraciones sanitarias y ambiental.

La labor periódica de vigilancia de la calidad de las aguas de baño permite elaborar quincenalmente informes sobre el estado sanitario de las aguas de baño, que están accesibles en la web de la Consejería de Salud (www.juntadeandalucia.es/salud)

Hay que resaltar que según el informe de Calidad de Aguas de Baño 2015, de los 346 puntos censados en aguas de baño marítimas en Andalucía, 336 obtuvieron la calificación de “Excelente”, 6 de “Buena” y 4 de “Suficiente”. Para el caso de las aguas de baño continentales, donde nos encontramos con 26 puntos de muestreo, hay 6 de ellos con calificación “Excelente”, 8 con “Buena”, 8 con “Suficiente” y 4 con calificación “Insuficiente”.

Compartir con: