publicidad


La parlamentaria Ángela Aguilera reprocha al presidente de la Junta de Andalucía sus “políticas privatizadoras”: “Así es cómo paga Moreno Bonilla a los profesionales sanitarios que se hayan jugado la vida por defender la nuestra”

publicidad


La parlamentaria de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera ha denunciado hoy “los recortes y las políticas privatizadoras” de la Junta de Andalucía con la sanidad pública, después de que se haya comunicado a los sindicatos que no se cubrirán las vacaciones de ningún médico de los centros de salud de la capital, además de que algunos centros no abrirán por las tardes. “Este es el negocio que hace el PP con la sanidad pública. Mientras que la Junta de Andalucía le regala a la empresa Pascual 45 millones de euros por una asistencia que no ha prestado a la sanidad pública y deriva quince especialidades a centros privados en la provincia de Cádiz, la Consejería decide no cubrir las vacaciones de los profesionales sanitarios en los centros de salud en la capital, como tampoco se va a potenciar que los centros de salud sigan abiertos”.

Para la parlamentaria andaluza, “esto es un afrenta, no solamente a los usuarios y usuarias sino a los profesionales sanitarios que han puesto su vida y han defendido la nuestra durante la pandemia”. Aguilera ha destacado que “es precisamente ahora y después de lo que hemos pasado, cuando la sanidad pública y todos sus profesionales deberían estar más reforzados que nunca, con más inversión, con más personal y con más medios”. Sin embargo, “así es cómo Moreno Bonilla paga al personal sanitario la labor que han desarrollado, el trabajo bien hecho y, sobre todo, el sufrimiento que han padecido para defender la sanidad pública y defendernos a todos y a todas”.

La responsable andaluza insistió en la necesidad de “blindar por la ley” la sanidad pública y recordó que su grupo parlamentario registró la semana pasada una ley para asegurar inversión para la sanidad de, al menos, el 7% del PIB andaluz y del 20% para la atención primaria.  “Lo que pretendemos con esta ley es acabar con las desigualdades dentro del sistema sanitario público, preparar la sanidad andaluza para dar una respuesta eficaz a posibles futuras crisis, acabar con la precariedad que sufren los profesionales y usuarios y frenar la progresiva privatización para ampliar la cartera de servicios”.