publicidad


Una vecina de San Severiano alertó el pasado domingo al 092 que su pareja había dejado de respirar, personándose primero en el domicilio dos policías que le practicaron la reanimación cardiopulmonar y minutos después otros dos llevando consigo el DEA y haciendo uso del mismo     

Agentes de la Policía Local de Cádiz salvaron la vida el pasado domingo a un hombre, de 49 años, realizándole la reanimación cardiopulmonar (RCP) y aplicándole el desfibrilador externo automático (DEA). Los hechos ocurrieron sobre las 13:30 horas, tras recibir la Central del 092 una llamada de una vecina de la Avenida San Severiano alertando de que su pareja no respondía, que ha había dejado de respirar y que se había desvanecido perdiendo el conocimiento.

De inmediato, la Central emitió el comunicado a los patrulleros de servicio, acudiendo uno de ellos al domicilio de forma urgente, en tan sólo dos minutos. Al acceder a la vivienda, los agentes observaron en el salón a un varón en posición decúbito supino, con el rostro pálido y sin conocimiento. Procedieron a la comprobación de las constantes vitales, no respondiendo a ningún estímulo y sin actividad respiratoria, por lo que procedieron a realizarle de inmediato la reanimación cardiorrespiratoria.

Asimismo, comunicaron con la Central del 092 para reclamar de forma urgente una ambulancia con equipo médico, pues todo parecía indicar que la persona se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

Otros dos agentes acudieron al domicilio en apoyo llevando consigo el DEA. Una vez allí, los agentes continuaban con el masaje cardíaco, y tras no obtener resultados se decidió hacer uso del DEA, llegando a aplicar en un periodo de unos 5 minutos tres descargas, complementado con el masaje cardíaco, siguiendo así las indicaciones del DEA.

Acto seguido, un equipo médico DECU se personó en la vivienda haciéndose cargo de la situación, colaborando los agentes actuantes con los mismos en todo momento hasta el traslado del paciente a urgencias del Hospital Puerta del Mar.

Sobre las 16:30 horas, los policías recibieron una llamada de la médico del DCU que asistió a dicho paciente para informarles de que había sobrevivido y también para felicitarles por su labor en la práctica de la RCP mientras llegaba la unidad de emergencia al lugar.