La Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales quiere condenar públicamente y mostrar su más firme rechazo ante los daños aparentemente intencionados que han sufrido esta pasada madrugada ambulancias de las empresas concesionarias del servicio en los municipios de Jerez de la Frontera, Ubrique, Sanlúcar de Barrameda y Barbate.  La delegada territorial, Miriam Alconchel, lamenta este tipo de hechos, que sin duda a quien perjudica es a los usuarios del sistema sanitario público de Andalucía.

Una vez conocido lo sucedido, tanto las propias empresas afectadas –que ya han presentado la correspondiente denuncia en la Policía- como la Delegación han activado un protocolo de actuación, en coordinación con el Servicio de Emergencias Sanitarias 061, para garantizar la asistencia de urgencias en aquellos municipios afectados. Este ha sido el caso de Ubrique, cuyo Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias ha amanecido con las 4 ruedas pinchadas o rajadas y la luna delantera rota. El protocolo tiene como objetivo evitar que la población se vea desasistida en caso de necesidad, especialmente en los casos de asistencia urgente.

Asimismo, se han priorizado los traslados programados de pacientes que tienen que recibir tratamientos de radioterapia o de diálisis.

La Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales confía en que se resuelva cuanto antes el conflicto laboral en el que están inmersas las empresas concesionarias del servicio de ambulancias en la provincia de Cádiz, y cuyos trabajadores ya habían anunciado que esta semana (concretamente miércoles y jueves) secundarán una huelga. Pese a que, como se ha dicho, este conflicto es exclusivamente laboral, la Administración sanitaria, como hoy, estará vigilante para que el derecho a huelga de los trabajadores no suponga una merma en la asistencia de sus usuarios.