Finalmente sin que nadie se lo esperara, el equipo de gobierno municipal  la petición de un crédito pde 9 millones de euros, el valor de un año de la parte de los ingresos del Estado que pertenece a la Administración Local puertorrealeña.

Para los responsables municipales, la actitud de los grupos de la oposición en relación con el crédito que fue abordado en la tarde de ayer en una sesión plenaria extraordinaria, y que no pudo salir adelante por falta de apoyos, fue de irresponsabilidad total, ya uqe el dinero que solicitan servirá para pagar facturas pendientes por unos gastos que no pertenecen al gobierno actual, sino a anteriores ejecutivos.


Especialmente descarada resulta la actitud del Partido Andalucista, a jucio del equipo de gobiern, asegurando que el PA,  es capaz de generar una deuda enorme en las arcas municipales y dejar al gobierno entrante sin margen de gestión y encima, votar en contra de resolver la situación de emergencia que han dejado. No ya al Ayuntamiento, sino a todas las empresas que esperan el pago de las facturas generadas en parte por el propio PA, y a las que en muchas ocasiones el impago les lleva a la ruina y al cierre.

“Producen igualmente vergüenza ajena las lecciones que pretende dar el anterior concejal de Hacienda, Jesús Plaza, sobre cómo gestionar la economía municipal, pues bajo su mandato llegó a aprobar con el rodillo de su mayoría absoluta un plan de pago a proveedores con unos intereses cercanos en origen al 6%, mientras que el crédito que se llevó ayer al Pleno y que ellos rechazaron tienen un 1,23%. Por mucha ingeniería financiera de la que presuma con su acostumbrada arrogancia, su gestión económica fue desastrosa, y ha dejado enormes deudas pendientes de pago de su propia etapa en el gobierno, en el que hubo muchos más gastos que ingresos, empeorando así de forma significativa la situación de las arcas municipales.”, aseveran.

También hubo ración de críticas para Izquierda Unida, a los cuales tilda de ser los responsable del 90% de la deuda, afeando a su vez, que finjan no enterarse de que el Ayuntamiento ha perdido su capacidad de decisión en materia económica y por ende, en todas las demás.

 

El alcalde continúa denunciando la situación de las instituciones: “Nosotros lo hemos dicho siempre y lo seguiremos diciendo, las instituciones no están diseñadas para cubrir las necesidades de los ciudadanos, toda su estructura está puesta al servicio de proteger los privilegios de unos cuantos. En la época de crisis donde vivimos, donde hay que elegir entre los privilegios de algunos o cubrir las necesidades básicas de la mayoría de la población, la maquinaria se pone en marcha para proteger a los de arriba. Es nuestro propósito mostrarlo y evidenciarlo compartiendo esta experiencia y empoderando a la propia ciudadanía.”

“El impago de la deuda no se va a lograr de manera unilateral desde un solo municipio: es necesario que los municipios desobedientes y su gente coordinen una respuesta global, es precisa la organización y la movilización, no esperar pasivamente soluciones del ámbito institucional. Nunca nos han regalado nada a los de abajo y ahora que nos lo quieren quitar todo, hay que volver a aprender a luchar colectivamente para recuperarlo”, concluye Antonio Romero.

Compartir con: