Redacción | Chiclana.- El delegado municipal de Fomento, Adrián Sánchez, ha asistido esta mañana a la inauguración del segundo curso de prevención en riesgos laborales en el sector del metal, que cofinancia al 50 por ciento el Ayuntamiento de Chiclana. Así, una veintena de parados chiclaneros han iniciado las clases, que constarán de 60 horas en el apartado de Prevención de Riegos Laborales para el Sector del Metal, además de otras ocho horas de un curso de Sensibilización Medioambiental.

Indicar que este curso, imprescindible para poder trabajar en el sector naval, que contará con una importante carga de trabajo en los próximo meses, se imparte en el centro de formación y negocios Chiclana Activa, de lunes a viernes, de nueve de la mañana a dos de la tarde. “Dado el rotundo éxito que tuvo el curso impartido hace varios meses, era de obligado cumplimiento volver a convocarlo, sobre todo, después de que el cien por cien de los alumnos de la primera convocatoria consiguió la inserción laboral”, expresa Adrián Sánchez, quien incide en que “teníamos que volver a apostar por este tipo de cursos, puesto que sabemos que llegarán nuevos barcos próximamente a los astilleros de la zonal”.


Asimismo, recordar que estas clases van dirigidas trabajadores desempleados que quieran aumentar su empleabilidad en el sector metal,  a trabajadores en activo de pequeñas y medianas empresas el sector, a empresarios, a miembros del Comité de Empresa que vayan a desempeñar funciones de nivel básico y a todo el personal que trabaje en el sector metal. La novedad, en esta ocasión, es que se ha ampliado a profesionales de otros sectores que quieran reciclarse y acceder a esta formación. “Vimos oportuno que también pudieran formar parte de este curso aquellas personas en situación de desempleo de otros sectores, con el objetivo de que pudieran lograr una nueva salida profesional distinta a la que hasta ahora han realizado”, comenta el delegado municipal de Fomento.

De esta forma, los objetivos que se persiguen con estas clases no son otros que promover los comportamientos seguros y la correcta utilización de los equipos de trabajo y protección y, fomentar el interés y cooperación de los trabajadores en una acción preventiva integrada, así como promover las actuaciones preventivas básicas, tales como el orden y la limpieza, la señalización y el mantenimiento general , y efectuar su seguimiento y control. Además, se pretende realizar evaluaciones elementales de riesgos y, en su caso, establecer medidas preventivas del mismo carácter compatibles con su grado de formación, así como colaborar en la evaluación y control de los riesgos generales y específicos de la empresa, efectuando visitas al efecto, atención a quejas y sugerencias, registros de datos y cuantas funciones análogas sean necesarias. Otros de los objetivos son actuar en caso de emergencia y primeros auxilios gestionando las primeras intervenciones al efecto y cooperar con los servicios de prevención, en su caso.

Hay que destacar que la formación en Prevención de Riesgos Laborales es uno de los pilares fundamentales para resolver la situación de accidentabilidad y enfermedades derivadas del trabajo. Por ello, la actual legislación ha venido a dar un nuevo enfoque global a la prevención de riesgos laborales, no limitando esta a un conjunto de deberes de obligado cumplimiento empresarial o a la subsanación de situaciones de riesgos, sino que pasa a formar parte del conjunto de actividades y decisiones de la empresa desde el mismo comienzo del proyecto empresarial.

El curso de Nivel Básico de Prevención de Riesgos Laborales Sector Metal tiene como finalidad dotar al alumnado de las capacidades y habilidades necesarias para poder colaborar en la gestión de la prevención. Se dan a conocer los derechos y deberes de los trabajadores y empresarios en materia preventiva, así como la reglamentación básica aplicable. Por su parte, a través del curso de Sensibilización Medioambiental se da a conocer aspectos fundamentales del medio ambiente y sobre desarrollo sostenible. Temas como la biodeversidad, los espacios naturales, la crisis ambiental y sostenibilidad en torno a la energía proporcionan a los alumnos una visión global sobre cómo gestionar los ciclos del agua y como controlar la contaminación atmosférica y lumínica, entre otras competencias básicas.

Compartir con: