El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha presidido hoy en la Subdelegación del Gobierno en Almería la Comisión Territorial de Asistencia, que integra a los subdelegados del Gobierno de las ocho provincias andaluzas y en la que se ha tratado, entre otros asuntos, la coordinación del dispositivo que destinará el Estado a lucha contra los incendios en Andalucía durante la próxima campaña de verano.


Dicho dispositivo estará integrado por agentes de las unidades del Seprona y de los equipos Roca de la Guardia Civil, así como por especialistas de la Unidad Militar de Emergencias (UME), personal del organismo autónomo de Parques Nacionales y funcionarios del MAMAPA que colaborarán, como cada año, con los efectivos que despliega la comunidad autónoma andaluza dentro del Plan Infoca con más de 1.300 efectivos.

En concreto, y según ha informado el delegado del Gobierno en Andalucía, la Guardia Civil se prepara ya para intensificar la vigilancia “con objeto de proteger nuestros bosques contra la devastadora acción de los incendios forestales”. La labor de vigilancia preventiva se centra especialmente en zonas de alto valor ecológico, donde los agentes de SEPRONA controlan la entrada de vehículos, caravanas y excursionistas, así como la labor de impedir que se realicen barbacoas en estas épocas de especial riesgo de incendios.

Para la campaña contra incendios de 2018 se cuenta con 493 efectivos de la Guardia Civil, de los que 317 son agentes del SEPRONA y a los que se suman los 102 integrantes de los equipos ROCA y otros 74 agentes de refuerzo de la Brigada de Seguridad Ciudadana.

Sanz ha detallado que en los incendios forestales originados en Andalucía entre junio y octubre, periodo de alto riesgo, se quemó una superficie de 18.473,45 hectáreas, cifra muy superior a la media del decenio, establecida en 5.750,75 hectáreas.

La Guardia Civil esclareció 109 incendios, con un total de 8 detenidos y 52 personas investigadas, llegándose a evacuar un total de 846 personas y 65 viviendas.

Unidad Militar de Emergencias

Por su parte, el Segundo Batallón de Intervención en Emergencias de la UME (BIEM II), con sede en Morón de la Frontera, ha terminado esta semana su puesta a punto, como cada año, de cara a la campaña de lucha contra incendios forestales, realizando un ejercicio interno en las provincias de Córdoba y Cádiz.

Más de 550 militares y un centenar de vehículos estarán alerta durante esta campaña para actuar en cualquier punto de Andalucía, formando parte del conjunto de organismos civiles que habitualmente participan en los dispositivos ante incendios forestales, integrándose y colaborando con ellos de forma coordinada. Dicha coordinación es fruto de una relación y comunicación ágil y fluida que se materializa en un trabajo en equipo como se ha demostrado claramente en numerosos incendios en nuestra comunidad, a destacar los de Doñana y Riotinto (Huelva) el pasado año.

Además, la UME cuenta a nivel nacional con 12 hidroaviones del Grupo 43 y más de 20 helicópteros del Batallón de Helicópteros de emergencia para apoyar desde el aire en la lucha contra incendios forestales.

Sanz ha recordado que, al igual que en veranos anteriores, el Estado estará presente en la campaña contra incendios del próximo verano a través de los Ministerios del Interior, Defensa y Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), con la participación de más de 250 funcionarios de la DGT, AEMET, Protección Civil y Parques Nacionales.

Más en concreto, se han asignado al Plan Infoca dos helicópteros bombarderos Kamov de alta capacidad (4.500 litros), con base en La Almoraima (Cádiz) y Huelma (Jaén); dos aviones anfibios de 5.500 litros con base en el puerto de Málaga; un avión de carga en tierra de 3.100 l con base en Niebla (Huelva) y una Unidad Móvil de Análisis y Planificación (UMAP) en Sevilla.

Por último, la Comisión de Asistencia ha conocido los trabajos de actuaciones preventivas contra incendios forestales y lucha contra el cambio climático en los montes que realiza la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), con una inversión ejecutada en lo que va de año de casi 1,2 millones de euros.

Plan Estatal de Protección Civil

Sanz ha destacado “la importancia de la cooperación entre administraciones” para combatir los incendios forestales y ha precisado que este es el cuarto año en que se aplica el Plan Estatal de Protección Civil para Emergencias por Incendios Forestales, que a su juicio “mejora el nivel de coordinación” entre la administraciones, mediante tres fases operativas que dependen de la gravedad potencial de un incendio forestal: la de alerta y seguimiento; la de gestión operativa y la de emergencia de interés nacional.

Junto a la necesidad de colaboración institucional, en una temporada que siempre reviste alto riesgo de incendios debido a las altas temperaturas que se alcanzan en Andalucía, Sanz ha destacado “la función fundamental de la colaboración ciudadana” en la prevención del fuego, ya que “la mejor estrategia para actuar contra los incendios forestales es, sin duda, evitar que se produzcan”, según sus palabras.

Compartir con: