salludLa Junta de Andalucía ha puesto en marcha a través de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales un nuevo programa para certificar la calidad de la atención que prestan los centros de servicios sociales, en la línea del mismo modelo que ya viene funcionando desde hace años con gran éxito en la sanidad pública andaluza. Concretamente, la Junta ha desarrollado un programa que evalúa la calidad del servicio que los centros residenciales y las unidades de estancia diurna prestan a personas con discapacidad.

La Delegación Territorial del ramo en Cádiz ha organizado una jornada informativa con la finalidad de dar a conocer e involucrar a los profesionales y asociaciones del sector de la provincia en esta estrategia, para cuyo desarrollo la Consejería ha suscrito un acuerdo de colaboración con la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), organismo dependiente de ella, y el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) en la comunidad autónoma. Esta jornada ha estado presidida por la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Miriam Alconchel, el director de la ACSA, Antonio Torres, y José Manuel Porras, presidente del CERMI.

Este nuevo programa de certificación va dirigido específicamente a promover la excelencia en la actividad que realizan los dispositivos residenciales y las unidades de día tanto del ámbito de la discapacidad como de las personas mayores y de la protección de menores, a través del impulso de la calidad, la mejora continua, la seguridad y el desarrollo profesional.

La actividad certificadora de la ACSA distingue a centros y unidades sanitarias, pero también se extiende a las competencias profesionales, la formación continuada y las páginas web, fomentando en todo momento que se ofrezca a la ciudadanía la mejor asistencia posible.

El programa que da soporte a la nueva línea de trabajo iniciada ahora por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía de manera específica en el área de los centros sociales se fundamenta en 104 estándares o parámetros, a través de los que se analizan diferentes variables como la calidad de los servicios, la organización o las instalaciones.

Además de la presentación de esta estrategia y de los procedimientos de certificación que han de seguir los centros, en el encuentro también se han abordado el resto de actuaciones que contempla el acuerdo entre la administración sanitaria y el CERMI.

Éstas son la cualificación de evaluadores procedentes del sector, la difusión de recomendaciones de calidad derivadas de los procesos de certificación de los servicios sociales, el fomento de buenas prácticas ya existentes a través de su identificación y reconocimiento, el establecimiento de un sistema de participación para las entidades en las futuras revisiones del modelo, el diseño e implementación de acciones formativas, el establecimiento de mecanismos de colaboración en materia de financiación del proceso, y la creación de un grupo de trabajo integrado por personal técnico de todas las partes implicadas que estudie y proponga las intervenciones a desarrollar.

La incorporación de un modelo de calidad propio en los servicios sociales se encuentra también recogida en la nueva Ley de los Derechos y la Atención a las Personas con Discapacidad, actualmente en fase de tramitación por parte de la Junta y que apuesta de forma preferente por el avance en la atención que se da al colectivo 

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, a la que presta soporte de gestión la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, tiene como finalidad el impulso y la promoción del Modelo Andaluz de Calidad. Para ello, se erige como la entidad certificadora de competencias profesionales, de centros y unidades sanitarias, de formación continuada y de páginas web, según el Modelo de acreditación del Sistema Sanitario Público de Andalucía, buscando siempre la excelencia en la atención sanitaria y favoreciendo una cultura de la mejora continua. Además, la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía ha comenzado una nueva línea de trabajo de certificación en el ámbito de los servicios sociales, motivo por el cual se ha celebrado esta reunión de trabajo hoy en Cádiz.

La certificación es un proceso dinámico, continuo y evolutivo que refleja no sólo el momento en el que se está, sino el potencial de desarrollo y mejora para crecer en calidad, convirtiéndose en una garantía para la asistencia a los usuarios de estos servicios.