publicidad


Durante una semana, del 6 al 12 de agosto se va a desarrollar por parte de la Dirección General de Tráfico una campaña de vigilancia y control de la velocidad de los vehículos a motor que se ejecutará por parte de los agentes del Subsector de Cádiz de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y las Policías Locales que se sumen a la campaña. Además, es una campaña que traspasa nuestras fronteras, ya que se realiza simultáneamente en más de 25 países europeos a través de la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL).

Circular a la velocidad adecuada a las características de la vía y a las incidencias del tráfico podría evitar una cuarta parte de los fallecidos en accidente de tráfico, de ahí la importancia de esta campaña.

La velocidad inadecuada, según la valoración del agente en el momento del accidente, estuvo presente en el 9,5% de los accidentes con víctimas ocurridos en 2016 y este porcentaje se eleva al 17,2% cuando el accidente con víctimas sucede en vía interurbana. En los accidentes mortales se apreció que el 21,5% de ellos tenía como factor concurrente del mismo la velocidad. En carreteras convencionales el 29% de los accidentes mortales tenía como factor concurrente de los mismos la velocidad.

Además, hay que tener en cuenta, especialmente en zona urbana que la velocidad determinante en caso de atropello. A partir de 80 Km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello. A una velocidad de 30 Km/h, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

Hay que tener en cuenta que la distancia necesaria para la detención de un vehículo es la suma de la distancia de reacción más la distancia de frenado; lo cual está directamente relacionado con la velocidad del vehículo, el tiempo de reacción del conductor, las condiciones técnicas del vehículo y el estado del firme de la calzada. Por término medio, a 120 Km/h necesitamos para detenernos una distancia superior a un campo de fútbol.

No hay que olvidar que el exceso de velocidad no sólo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

En la última campaña de velocidad realizada del 16 al 22 de abril de 2018 se controlaron por parte de los agentes del Subsector de Cádiz de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil 3.937 vehículos, de los cuales se sancionaron a 189 por exceso de velocidad. El 60,3% de las denuncias fueron en carreteras convencionales.

A esta campaña se sumaron los municipios de Cádiz, Chiclana de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Puerto Real. Los agentes de sus Policías Locales controlaron a 8.949 vehículos, de los cuales sancionaron a 1.032 por exceso de velocidad.

TRAMOS INVIVE

INVIVE es el acrónimo de Intensificación de la Vigilancia de la Velocidad, que se trata de una metodología de trabajo que permite detectar los tramos de carreteras más peligrosos en relación a la siniestralidad que presentan relacionada con los excesos de velocidad.

En ellos se intensifica la vigilancia y control de la velocidad bien por parte de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, o bien con medios automáticos. Se tienen identificados los 300 tramos más peligrosos de la red de carreteras convencionales del ámbito competencial de la DGT. Estos tramos están señalizados con una señal naranja fija que se sitúa bajo la señal vertical de limitación de velocidad del tramo.