Redacción | Puerto Real.- El teniente de alcalde de Urbanismo, Iván Canca saca pecho ante las declaraciones de diversos partidos políticos y ciudadanos de a pie que no ven con buenos ojos la «peatonalización» del centro de la ciudad y que el tema desde sus inicios no está exento de polémicas. Es por ello que Canca defiende «que se está escuchando a la ciudadanía en la preparación del proyecto, una medida que ambos grupos que componen el ejecutivo comparten y defienden pero que se ejecutará, como se ha dicho desde un principio, teniendo en cuenta las aportaciones en positivo que haga la ciudadanía. Siempre teniendo en cuenta que el peso técnico de un proyecto de este tipo es decisivo», asevera.

No en vano, recalca que se han convocado diversas reuniones con vecinos y comerciantes, poniendo en marcha un proceso de información directa a los implicados que “nunca se había visto en Puerto Real”, según las palabras de Iván Canca, “y en estas reuniones se invita a participar, se escuchan todas las voces y se tienen en cuenta para ir modificando las ideas iniciales”. «Más de 300 personas han tomado parte, de alguna u otra manera, en estos encuentros, y ha sido enriquecedor y muy positivo que la ciudadanía intervenga en las cuestiones públicas que le interesan”, asegura.

Canca aclara que todas las medidas que se van a tomar son reversibles y que el proceso con el paso del tiempo se someterá a consulta vinculante de la ciudadanía. “Pero para decidir, la gente debe conocer. Queremos que la ciudadanía vea el centro tal como está y también peatonalizado. Y que cuando conozca los dos escenarios entonces decida cuál prefiere. Porque decidir desde el desconocimiento sería un error.”

En la zona concreta del entorno del colegio María Auxiliadora, el teniente de alcalde recuerda que “el objetivo es mejorar las condiciones de seguridad y la calidad de vida del alumnado de este centro, pues hemos observado que se genera un considerable caos circulatorio en las horas de entrada y salida del colegio del que los más perjudicados son las niñas y niños, los más vulnerables. Que curiosamente en una encuesta realizada por el Ayuntamiento pedían poder ir al cole andando.”

Por esa razón se han mantenido reuniones con los padres y madres. Es cierto que los asistentes a las reuniones, en torno a un 15% del total, se han posicionado mayoritariamente en contra de cerrar las calles y están preocupados por la falta de aparcamientos en el entorno del centro. Por este motivo desde el área de movilidad se está trabajando con la comunidad educativa para buscar una solución que permita que el entorno del colegio sea seguro sin que se cause grave perjuicio a los padres y madres que por vivir en zonas más alejadas del casco urbano no tienen más remedio que usar el coche para venir al centro.

De hecho, el profesorado de Mª Auxiliadora se ha ofrecido a colaborar y está realizando un sondeo entre las familias para estudiar los casos particulares y, entre todos, encontrar la mejor solución a esta nueva situación. En cualquier caso hay que tener en cuenta que la mayoría de niñas y niños van a este colegio andando. Y que la medida beneficiará a esta mayoría.

Para Canca, la semipeatonalización del entorno del colegio debe ser tomado como “un primer paso, una experiencia para ver cómo va funcionando, corregir errores y mejorar, con el fin último de beneficiar a la ciudadanía en su conjunto. Actualmente se está realizando un proyecto más detallado, que será puesto cuando culmine a disposición de una comisión en la que estarán presentes vecinos, comerciantes, grupos políticos y otras entidades, y luego presentado públicamente.”

Iván Canca ha reiterado que es consciente de que “cualquier cambio genera conflictos, pero no se puede hablar de imposición cuando estamos introduciendo modificaciones de manera continua, estamos hablando con los implicados, dando la cara, explicando de primera mano lo que pretendemos, escuchando todas las opiniones. Y lo seguiremos haciendo, porque creemos en la participación de las personas en las decisiones que le afectan y defendemos una nueva forma de hacer política que tiene como fundamento proponer, debatir y luego decidir, máximas a las que anteriores gobernantes, que ahora defienden la participación, no pusieron en práctica jamás”, finaliza.