Redacción.- El escritor puertorrealeño, José Manuel Candón González, presentará en su ciudad natal su último libro “La inmortal travesía del alma” en un acto previsto el día 29 de enero a las 20:00 horas en el Centro Cultural Iglesia de San José.

En esta obra el autor narra la historia del último viaje, de la última reencarnación de un espíritu alojado en un alma en busca de un cuerpo terrenal para terminar su inmortal travesía. Una travesía que lo llevará desde el lejano Tíbet, con sus nieves perpetuas y secas llanuras, hasta el soleado Cádiz al sur de España. Un lugar donde el sol y el mar dan un carácter alegre y jovial a los seres que viven allí.


Candón González, que ya en su época de estudiante obtuvo en el colegio algunos premios de poesía y relatos cortos, da rienda suelta a su imaginación demostrando que aquello que le apasionaba desde pequeño: la música, la pintura, la escritura… sigue formando parte de sus inquietudes. Ya a muy temprana edad comenzó a aprender a tocar la guitarra  a la vez que dibujaba todos los paisajes de su pueblo. Comenzó a exponer sus pinturas recién salido de su adolescencia (a día de hoy tiene cuadros en gran parte de España y algunos en el extranjero). En la EGB algunos de sus poemas y relatos breves merecieron un reconocimiento. Asegura que Cádiz y su pueblo en particular le son suficiente inspiración para abordar sus inquietudes.

Sinopsis: El pequeño Juanito pronto descubrió que la capacidad que tenía de oír el pensamiento de los demás, al contrario de lo que él pensaba no era un don regalado a todo el mundo. Esa curiosa capacidad y su carácter bondadoso, cordial y amable con todo el mundo le hará de mayor encontrarse en una situación inimaginable para él. A su cabeza siempre llegaron infinidad de pensamientos incoherentes a los cuales nunca les prestó atención, hasta que un día en particular uno se apoderó de su mente con mucha fuerza. No sólo era un simple pensamiento, era una señal de socorro. Obligado a intervenir se verá envuelto en un mundo sucio y gris teniendo que dejar a un lado su carácter bondadoso y espiritual. Descubrirá que el amor puede surgir en un día, que la amistad no tiene edad y sobre todo descubrirá quien fue y de dónde vino.

Compartir con: