La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha valorado en Conil de la Frontera (Cádiz) que Bruselas haya “suavizado su propuesta inicial sobre el reparto anual de los Totales Admisibles de Capturas (TACS) y cuotas pesqueras para 2016”, aunque ha subrayado que en Andalucía sigue habiendo “preocupación, ya que hay especies fundamentales para la actividad de la flota del Golfo de Cádiz que han sufrido importantes reducciones, por lo que no es para echar las campanas al vuelo”.

Las posibilidades de pesca para la merluza, ha explicado, se reducen en un 22%, para el rape, un 14% y la bacaladilla, un 7%. Esta decisión podría suponer que “nuestros pescadores tengan que cesar su actividad antes de las paradas biológicas y que no puedan faenar durante todo el año”, ha manifestado Ortiz.


La representante del Gobierno andaluz ha resaltado que aunque se han tenido en cuenta “algunas de nuestras peticiones, como la necesidad de incrementar la cuota de boquerón, cigala y jurel, las limitaciones en esas otras especies, aunque no hayan sido tan drásticas como lo que se planteaba al principio, no satisfacen nuestras demandas para garantizar la viabilidad y estabilidad de nuestros pescadores del Golfo de Cádiz”.

En cuanto al aumento del 10% en las cuota de pesca para el boquerón, la consejera ha destacado que “habrá que ver si con este aumento es necesario y se cumple nuestro objetivo, que no es otro que tener una cuota propia para no depender de negociaciones con Portugal, ya que eso siempre genera incertidumbre”.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, presente en Bruselas para seguir de cerca las negociaciones, viene defendiendo la necesidad de aumentar los totales admisibles de captura de las principales especies pesqueras para el Golfo de Cádiz para 2016, como boquerón, jurel, merluza, bacaladilla y rape.

Así lo trasladó el pasado 9 de diciembre la consejera al Gobierno central en el Consejo Consultivo de Política Pesquera para Asuntos Comunitarios, donde advirtió de las consecuencias socioeconómicas que la restricción de cupos que planteaba la Comisión Europea podría acarrear para la zona del Golfo de Cádiz. Una información que la representante del Gobierno andaluz suministró también por carta a la ministra Isabel García Tejerina para que conociera de primera mano la posición andaluza y lo que supondrían en pérdidas de riqueza y empleo estas reducciones.

Compartir con: