publicidad


Patricia Cavada ha defendido hoy la construcción de una gran Sala de Estudios que dé cobertura a las necesidades a los ciudadanía isleña “un proyecto muy atractivo que gozará de la mejor ubicación y muy potente visualmente con unos horarios adaptados a las necesidades de los y las estudiantes de nuestra ciudad, tecnológicamente a la vanguardia, pensado para crear el mejor ambiente, dar la mayor comodidad y la mejor cobertura posible. Donde apetezca estar pero diseñado para que se consiga sacar el máximo provecho al tiempo”.

San Fernando es una ciudad joven, con una importante población que necesita salas de estudio. Consciente de carecer de las salas de estudio de las propias facultades en la ciudad, en este mandato se han ampliado horarios y espacios. Pero aún así, desde el inicio sabíamos que teníamos que desarrollar un proyecto referente, para el que ya disponemos de financiación, espacio y anteproyecto con el que dar respuesta.

La actual alcaldesa, Patricia Cavada, ha manifestado que se trataría de “un espacio accesible a todos los ciudadanos y ciudadanas por igual, en pleno corazón de San Fernando aprovechando las conexiones de transporte público y que contiene en sí misma una de las demandas de los propios estudiantes como es la de contar con un espacio que permita hacer periodos de descanso”.

Con este proyecto, Cavada persigue poner a disposición de la ciudad un espacio único, que sea el referente, buscando que sea una infraestructura que se adapte a las necesidades de los usuarios y pensado para ellos y ellas. Un lugar que sigue el modelo de ciudad en el que se ha trabajado en estos cuatro años de mandato “San Fernando es una ciudad con un tejido universitario importante, una ciudad rodeada de grandes zonas verdes que son el espacio idóneo para fomentar la concentración de los y las estudiantes. Por ello hemos decidido utilizar la parcela contigua al Parque Almirante Laulhé para, sobre altura, desarrollar una gran sala de estudio”.

Se trata de un proyecto adecuado a las necesidades de los usuarios, que contará con horarios adaptados a los periodos lectivos, pero que será más amplio que el de la actual sala de estudio de la Calle Alsedo del que será complemento y no sustituto “solventando con ello la demanda histórica de contar con más salas de estudios en una de las ciudades de la provincia gaditana con mayor número de estudiantes y también de universitarios”.

“Concebimos estos recintos como espacios que necesitan conjugar luminosidad, amplitud y confortabilidad con lugares donde se invite a la concentración” explica Cavada “con una conexión wifi cómoda de usar tanto en la propia sala de estudio como en el entorno del parque favoreciendo así los periodos de descanso aprovechando el propio parque, un mobiliario y unas conexiones a red eléctricas adaptadas a las nuevas tecnologías pensadas en la mayor comodidad y necesidad del estudiante”.

Espacio ideal para el estudio y entorno sostenible

La sala de estudio tendrá como atractivo estar en el entorno de un parque (en la parcela de equipamiento junto al parque), un aliciente al estudiante que podrá desconectar en periodos de descanso tan importantes como el propio estudio y que conllevará contar con una instalación más completa.

Estos espacios resultan idóneos porque favorecen el estudio a la vez que sirven como lugar donde poder quedar estudiantes de una misma materia con objeto de poder plantear dudas sobre las materias a estudiar “y cuenta con una bolsa de aparcamiento, una buena conexión de transporte público y se creará un zona de aparcamiento para bicicletas”.

De esta manera, se plantea una sala de estudios en planta primera que conseguirá que se disfrute de las vistas del parque, de su arbolado y también de su sombra. La colocación correcta de los árboles alrededor del edificio reducirá la necesidad de aire acondicionado en un 30 por ciento aminorando así el gasto de calefacción en invierno entre un 20 y 50 por ciento “de esta manera obtenemos un edificio que usa los recursos naturales y convive con la ciudad de una forma inteligente, al mismo tiempo que al desarrollarse en relación con este espacio verde urbano, y tener acceso a él, puede mejorar la salud física y mental y el estrés; contribuyendo al bienestar de las comunidad de estudiantes, un espacio en definitiva pensado para el usuario”.

La sala de estudios se plantea además como un edificio funcional y diáfano que permita poder ir alojando de forma cómoda a todos sus ocupantes. Se prevé pueda contar con una superficie de 602 metros cuadrados, pudiendo alojar a 301 personas en su interior.

El sistema estructural que se ha previsto es de estructura metálica para una puesta en obra rápida y esbelta, con revestimiento en madera para poder integrarse en el parque de una manera amable y a la vez atractiva. Se dotará de lamas y sistemas de control de iluminación necesarios para protegerse del deslumbramiento externo y del asoleo, coordinado con la existencia de la sombra que el paisaje prestado del parque nos ofrece.

Finalmente, Cavada recuerda que “este proyecto fue secundado por la ciudadanía en los Presupuestos Participativos, contando por tanto con un presupuesto aprobado y concedido mediante un préstamo que el actual equipo de gobierno solicitó y que impulsaremos desde el gobierno con carácter preferente dado que se trata de una necesidad imperiosa que debe tener respuesta”.

 

Compartir con: