Redacción | Provinvia.- El sindicato ha explicado que el programa beneficiará a más de 237.000 personas y generará más de un millón cuatrocientas mil estancias directas del Imserso. A estos beneficios hay que añadir el hecho de que al permanecer los hoteles abiertos, cerca de 700.000 personas ajenas al programa puedan utilizar sus instalaciones y más de 2,1 millones de pernoctaciones se salvarán gracias a este programa, otro punto que CCOO considera “muy positivo”.

El mantenimiento y/o creación de 2.207 empleos directos y otros tantos indirectos (servicios de transporte, agencias de viajes, etc.) que permite el programa, “es una importante herramienta para luchar contra  la estacionalidad turística”.


Por provincias, Málaga sería la más beneficiada con 16 hoteles, 518.843 estancias propias y 262.095 ajenas y unos 900 empleo directos; Almería, con 14 hoteles que afectarían a 412.845 estancias propias y 153.862 ajenas y 600 puestos de trabajo directo; Huelva, con 6 hoteles con un total de 395 estancias propias y 63.616 ajenas y a unos 500 empleos directos; y, por último, en la costa de Granada se verán afectados 6 hoteles, con un total de 74.841 estancias propias, 71.233 ajenas y unos 230 puestos de trabajo.

Los beneficios innegables de este programa, llevan a que CCOO defienda, y así se recoge en  la Alianza por un Turismo Innovador y Competitivo en Andalucía firmado CCOO, UGT, CEA y la Junta de Andalucía, que se estudie la creación de un programa  del turismo social andaluz complementario al programa de turismo social del Imserso, porque, aunque Andalucía es la comunidad que más se beneficia del programa, aún sigue siendo insuficiente.

CCOO, a lo largo de estos años ha defendido y apoyado el programa de turismo social del IMSERSO ya que se ha demostrado que las subvenciones concedidas contribuyen a mantener el empleo y generar riqueza. Cada euro de dinero público invertido ha generado, al menos, 1,50 euros, ha significado ahorro de prestaciones de desempleo e ingresos en las arcas de la Seguridad Social. Además, el programa beneficia a la oferta complementaria de hostelería y comercio. Con ello se demuestra que el  dinero público utilizado para apoyar programas de turismo social es una buena inversión y forma parte de las políticas activas de empleo, tan necesarias en estos momentos de crisis económica.

A todo ello hay que añadir los propios beneficios sociales que el programa produce en nuestros mayores. Por ello, CCOO seguirá defendiendo el Turismo Social en su doble vertiente, tanto en la mejora en la calidad de vida de las personas mayores como en su contribución a crear y mantener empleo de calidad.

Compartir con: