La Junta de Andalucía, a través de las delegaciones territoriales de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, así como la de Educación, ha organizado unas jornadas de formación masiva en técnicas de reanimación cardíaca que se han celebrado en el IDB Polideportivo El Náutico de la capital gaditana con motivo de la conmemoración del Día Europeo de la Concienciación ante la Parada Cardíaca. Las jornadas denominadas #cardiomaraton061, han estado coordinadas por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061), a la que se han unido en esta ocasión instituciones públicas gaditanas.

Celebradas por sexto año consecutivo, estas jornadas de formación masivas han contado con la presencia del delegado de Gobierno de la Junta den Cádiz, Juan Luis Belizón, quien, junto al director provincial del 061, Jesús Enrique Martínez Faure, ha saludado a los estudiantes de los centros educativos durante la formación. Enmarcadas dentro de la campaña puesta en marcha por el Consejo Europeo de Resucitación (ERC) bajo el lema de este año ‘Todos los ciudadanos del mundo pueden salvar vidas’, la Consejería de Salud pretende con esta nueva edición aumentar el número de personas que conocen cómo actuar ante estas situaciones para poner en marcha la cadena de supervivencia en el menor tiempo posible.

Durante las jornadas, cerca de 1.600 alumnos y alumnas de Educación Secundaria y Bachillerato de IES La Caleta, Cornelio Balbo, Rafael Alberti, Fernando Aguilar Quignon, Fuerte de Cortadura, María Auxiliadora, Nuestra Señora de Lourdes, Argantonio, La Salle Viña, San Francisco de Asís, así como estudiantes del Salus Informorum han recibido entrenamiento en reanimación cardiopulmonar desde las 9.00 hasta las 14.30 horas, por más de 25 docentes que de forma voluntaria participan en esta iniciativa y que pertenecen a las instituciones colaboradoras, entre las que se encuentran el Servicio Andaluz de Salud, el Distrito Sanitario de Cádiz Bahía-La Janda, el Ayuntamiento de Cádiz, la Universidad de Cádiz, el Servicio de Emergencias Médicas y Urgencias 112, Cruz Roja Española, el Consorcio de Bomberos de Cádiz,  el 112 Andalucía y la Fundación Mapfre.

El Consejo Europeo de Resucitación, promotor de este día, ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen en países referentes como Países Bajos o Suecia. La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha formado desde el año 2013 a 5.300 gaditanos, entre primeros intervinientes en las situaciones de emergencias y alumnos y profesionales de la comunidad educativa, dentro de la campaña denominada #cardioamaraton061. Las recomendaciones internacionales indican que una de las estrategias para disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.

Distinción especial

Como ejemplo de ello, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha distinguido este año a tres miembros del Servicio de Socorrismo Acuático Cádiz 2000 que atendieron a un menor en la playa de Santa María en Cádiz el pasado 24 de agosto. Gracias a la eficaz y rápida actuación de estos profesionales aplicando las maniobras de reanimación cardiopulmonar básicas mientras llegaban los equipos sanitarios al lugar, pudieron salvar la vida de este joven que fue trasladado por el equipo de emergencias sanitarias al centro hospitalario de referencia para posteriormente ser dado de alta sin que presente secuelas en la actualidad.

También se ha distinguido a cinco policías locales del Ayuntamiento de Cádiz, que atendieron a una mujer de 49 años que sufrió el pasado 30 de enero una parada cardiaca en la avenida Juan Carlos I en Cádiz. Gracias a la intervención de todos ellos aplicando las maniobras de reanimación cardiopulmonar básicas mientras llegaban los equipos sanitarios al lugar, esta persona salvó la vida y pudo ser trasladada al centro hospitalario de referencia.

RCP Telefónica

Desde los centros coordinadores de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, se anima y se explica a los alertantes como realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes llegando a aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.

Estos eventos suceden en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de 1 de cada 10 personas sobreviven. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardiaca aumenta la supervivencia entre 2 y 3 personas de cada 10, aunque sólo 1 de cada 5 pacientes llega a recibir esta ayuda.

En Andalucía, la Consejería de Salud ha implantado en los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061 un protocolo de atención telefónica ante una situación de sospecha de parada cardiaca, gracias al cual testigos presenciales de una parada cardiaca pueden realizar las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar mientras llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, siguiendo las instrucciones que se les facilitan desde la sala de coordinación de forma ininterrumpida hasta la llegada de la ayuda.

En el año 2017, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias realizó soporte vital avanzado a 1.168 pacientes, el 73% de ellos hombres. La edad media fue de 62 años (61 para hombres y 64 para mujeres). Algo más de 6 de cada 10 paradas cardiacas sucedieron en el domicilio. En el 80% de los casos la parada cardiaca fue presenciada y si excluyendo los casos presenciados por personal sanitario, hubo reanimación previa en 330 pacientes, apoyando al testigo reanimador desde el centro coordinador con RCP asistida por teléfono, en dos tercios de los casos. Según los datos de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, el desfibrilador externo automático se utilizó previamente a la llegada del equipo de emergencias en 85 pacientes (3,5%).

Tras la asistencia in situ de los pacientes por el equipo de emergencias sanitarias 061, 350 pacientes (30%) llegaron con pulso al hospital y un 4,8% en situación de reanimación continuada. Se realizaron 14 activaciones de códigos de donación en asistolia. Un total de 146 pacientes (12%) recibieron el alta hospitalaria con buen estado neurológico.

Técnica de reanimación cardiopulmonar

La parada cardiorespiratoria es la interrupción brusca, generalmente inesperada y potencialmente reversible de la respiración y de la circulación espontáneas. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean lo más precoces posibles. En este punto, la colaboración ciudadana, el aviso y el inicio inmediatos de maniobras de reanimación son imprescindibles para conseguir un buen resultado final.

 

La técnica de reanimación cardiopulmonar consiste en el mantenimiento de la vía aérea abierta, de la respiración y de la circulación de la sangre, sin equipo específico, sólo utilizando las manos y la boca, pudiéndose usar dispositivos de barrera para la vía aérea, evitando así el contacto directo con la víctima.

Cadena de supervivencia

Durante las sesiones formativas, los asistentes pondrán en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenderán la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una Parada Cardiorespiratoria (PCR), lo que se ha llamado la ‘Cadena de Supervivencia’.

 

Esta cadena consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles. En primer lugar, hay que alertar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias llamando al número 061, para posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica (RCP) de forma eficaz y hasta que llegue el equipo sanitario que atenderá al paciente. En tercer lugar, se efectuará la desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último, el equipo de emergencias sanitarias realizará la asistencia y traslado al hospital correspondiente.

 

Compartir con: