Chiclana ratifica la excelencia de las aguas de sus playas. Así lo han anunciado el delegado municipal de Medio Ambiente y Playas, Joaquín Páez, y el responsable de zona de Hidralia, José Luis Trapero, que han mostrado su satisfacción ante los datos recibido por la boya multiparamétrica que durante dos años ha estado colocada en aguas de Sancti Petri. “Esta plataforma tenía como objetivo la detección y la alerta de posible contaminación. Ahora ha acabo la segunda fase y los resultados no han podido ser mejores”, ha explicado el edil del área.


Páez ha agradecido a Hidralia que fuese Chiclana la ciudad elegida para este proyecto único en el mundo, compuesta por la boya, un sistema de sensores para medir diferentes parámetros y un dron, que se usaría en caso de emergencias, entre otros aspectos. “Todo esto hacía que este proyecto nos sirviese para validar de forma experimental, algo que será muy útil para aquellos que quieran controlar lo posibles riesgos de contaminación, tanto en puertos deportivos, puertos comerciales o zonas de baño”, ha reseñado el delegado.

En el caso de las aguas que bañan Sancti Petri y La Barrosa, Joaquín Paéz ha explicado que han servido “para medir diferentes parámetros, tanto en época de baño, como en invierno, para asegurar la calidad de nuestras aguas”. Así pues, en invierno se ha medido la temporada, la conductividad del agua, salinidad, ph, turbidez, oxígeno disuelto e hidrocarburos, mientras que en verano se han hecho mediciones también de clorofila, algas verdes y azules y materia orgánica disuelta. “El objetivo de estas mediciones era asegurar que e las aguas de Sancti Petri y La Barrosa fueran de calidad y asegurarnos así no tener que intervenir a este respecto”, ha aclarado el edil.

En este sentido, Páez ha asegurado “sentirse muy satisfecho, porque los resultados avalan que las aguas de ambas playas cuentan con aguas limpias y aptas para el baño. Pero también estamos satisfechos, porque hemos comprobado que en los datos facilitados por la boya se nota todo. Hemos observado cómo registra la acción del hombre, cómo ha sido el dragado de Sancti Petri, variando los niveles de contaminación atendiendo a estos trabajos”, ha explicado, incidiendo en que también ha detectado todos los elementos naturales como los vientos, mareas, temperatura, etcétera. “Esto nos muestra que el proyecto funciona plenamente”, ha afirmado el delegado. Además, estos datos se facilitan a tiempo real y en los dos años de mediciones “no ha habido ningún incidente. No obstante, en el caso de que se plantee cualquier anomalía, de forma automática se plantearía la forma de afrontar el problema, la respuesta y la solución al mismo”.

Es por ello por lo que Páez ha anunciado que “estamos en conversaciones para implantarlo definitivamente, con la intención de añadir un plus de seguridad y calidad, que permitan que nuestras playas sigan siendo un referente en cuanto a calidad”. Además, Páez ha recordado que, tras perder la bandera azul en la playa de Sancti Petri, se presentó como argumento para recuperarla y ratificara la calidad del agua la apuesta de Hidralia por estas aguas para poner en marcha este proyecto piloto. Al año siguiente esta playa volvió a contar con el distintivo azul.

El delegado de Medio Ambiente ha destacado que “desde Chiclana Natural siempre intentamos estar al día en cuanto a innovación y en cuanto a todas las cuestiones que puedan beneficiar al municipio, porque es la única forma de ser mejores”. Además, ha dejado claro que “con este sistema no hemos querido hacernos trampas a nosotros mismos, puesto que hemos buscado las sustancias más peligrosas que puede haber en aguas de baño, porque de lo contrario este proyecto no hubiese tenido sentido, puesto que el objetivo era demostrar de que, efectivamente, estas aguas gozan de una excelente salud y así podemos ratificarlo ahora”.

Por su parte, José Luis Trapero ha agradecido la confianza y la predisposición ante esta iniciativa y otras que se plantean en materia de innovación en el ciclo integral del agua. “No había mejor lugar que Chiclana, donde tenemos la mejor playa de España, para poner en marcha este proyecto y, gracias a él, hemos demostrado y comprobado que la calidad del agua es excelente. Además, el sistema ha permitido comprobar la fiabilidad en los datos y ha detectado cualquier variación natural y artificial en la calidad del agua”.

Con respecto al sistema complementario de vuelo de dron, ha explicado que se usaría en caso de cualquier variación anómala de los parámetro para investigar la procedencia. “Esto no existe en ningún lugar del mundo y hace que se puedan tomar decisiones casi en tiempo real de las actuaciones y acciones que tendrían que ponerse en marcha en caso de emergencia, puesto que el sistema ha demostrado ser robusto y fiable”, ha señalado Trapero, que también ha incidido en que la implantación definitiva de este dispositivo en aguas chiclaneras “ratificará a Chiclana como referente nacional e internacional en cuanto a control de la calidad del agua”.

Compartir con: