Costa Cádiz Comunicación

 Novedades

Chiclana condensa parte de su identidad en el nuevo Centro de Interpretación del Vino y la Sal

Chiclana condensa parte de su identidad en el nuevo Centro de Interpretación del Vino y la Sal
04 noviembre
07:38 2016


Redacción | Chiclana.- El vino, la explotación salinera y la huerta basaron la economía de Chiclana hasta mediados de la década de los 50 del siglo veinte. La construcción y el turismo diversificaron las fuentes de empleo, si bien en la identidad chiclanera siguen teniendo un peso indudable las actividades del sector primario, además de mantenerse diferentes negocios de raíz familiar sobre todo en el ámbito vitivinícola. Todo este poso se condensa en el nuevo Centro de Interpretación del Vino y la Sal que ha sido inaugurado por la presidenta de Diputación, Irene García; el alcalde de Chiclana, José María Román y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, José Manuel Miranda.

PUBLICIDAD

El nuevo centro se localiza en la Plaza de las Bodegas, junto al Mercado de Abastos. La entrada es gratuita y abre de martes a viernes de 10.00 a 14.00 horas y de 18.30 a 21.30; los domingos de diez a dos. Sólo los lunes permanecerá cerrado.

Irene García aludió a las reconocidas siglas de I+D+i para valorar el nuevo edificio, pero trastocando su significado: “Inteligencia, decencia e ilusión”, valores que a su parecer se impregnan en el centro de interpretación. “Este museo es vuestro”, comentó la presidenta de Diputación al comprobar la multitud de aperos, útiles y enseres procedentes de antiguas explotaciones salineras y bodegas y que se distribuyen en 1.047 metros cuadrados. El nuevo espacio abre nuevas posibilidades turísticas y culturales en una ciudad como Chiclana “que siempre ha sido un ejemplo de dinamismo empresarial y que tiene que contribuir a desarrollar las oportunidades que presenta la provincia de Cádiz”.

José María Román rememoró el largo proceso que ha culminado en el actual Centro de Interpretación desde que en el año 2002 el Ayuntamiento de Chiclana acordó el nuevo uso de la antigua bodega Nuestra Señora de Amparo con la firma Primitivo Collantes SA. Román agradeció la participación de las bodegas del municipio y de las salinas aún existentes en la cesión de bienes, así como de las personas que confluyeron en la comisión ciudadana en la que se esbozaban todas las ideas y propuestas para el espacio museístico.

José Manuel Miranda mostró su satisfacción por las prestaciones de un centro que recoge fielmente la importancia de dos sectores económicos tradicionales, además de referir los programas para el fomento del enoturismo que promueve la Junta de Andalucía.

La inversión para culminar la recuperación del inmueble supuso la movilización de diferentes recursos: el Ayuntamiento obtuvo un crédito bonificado del ICO de 580.000 euros, adscrito al Fondo Financiero del Estado para la Modernización de Infraestructuras Turísticas, que se empleó para rehabilitar la nave bodeguera; además el propio Ayuntamiento invirtió otros 130.000 euros de fondos propios para culminar la rehabilitación; y Diputación, a través del IEDT, destinó casi 190.000 euros para los suministros que conformarían la propuesta museográfica y que fue adjudicada a la empresa Impecable Stands SL. La aportación de la institución provincial procede del programa Cádiz Origen de las Culturas, incluido en el Programa Operativo Andalucía 2007-2013 que financian los fondos Feder, en un 80 por ciento de su cuantía, y recursos propios de Diputación.

Nuevas tecnologías y útiles tradicionales se conjugan en el centro de interpretación. La antigua nave bodeguera presenta un espacio central denominado El Mar lo suficientemente diáfano como para alojar actos públicos o exposiciones temporales. A ambos lados de este núcleo se abren dos galerías: una dedicada a la sal con tres ámbitos (el S, de salina; el A de artesanal; y el L de luz), y la otra para exponer el mundo del vino con las siguientes estancias: la V de viña, la I de inteligencia, la N de natural y la O de olor. El centro comprende un salón de actos, así como un taller para realizar catas, además de espacios administrativos y de reuniones gracias a la entreplanta ganada con la ejecución del nuevo proyecto. El uso de todas las dependencias ha sido descrito por Juan Carlos Rodríguez, coordinador de esta intervención.

La rehabilitación resuelta respeta los elementos estructurales de la nave bodeguera, así como sus cerchas de madera, arquerías y entejado tradicional. El edificio data de 1964, en una fecha en la que aún subsistían más de 80 bodegas desde las que se comercializaban vinos de uva palomino, rey o moscatel procedentes de más de 3.000 hectáreas de viñedo. En el mismo término chiclanero llegaron a existir, a finales del siglo XIX, 38 salinas que conocieron en los salazones su momento de esplendor y cayeron en declive con el auge de la industria congeladora. Hoy se mantienen tres explotaciones si bien diferentes instalaciones orientaron las láminas de agua de los esteros para orientar su negocio a la actividad acuícola.

En menos de un mes Irene García y José María Román han inaugurado en Chiclana dos centros culturales con participación económica de Diputación: el nuevo Centro de Interpretación del Vino y la Sal y el Centro de Talleres, Manualidades y Oficios Fábrica de la Luz. A la apertura de hoy han asistido cuatro componentes del equipo de gobierno provincial: Ana Carrera, Jaime Armario, Elena Amaya y María Dolores Varo.

PUBLICIDAD

Compartir con:

Noticias relacionadas