La nueva oficina de fraccionamiento de pagos que el actual Gobierno municipal ha habilitado sin coste alguno para el Ayuntamiento en el Servicio de Recaudación, sito en la Casa Cañizares, ha iniciado su andadura con gran éxito. De esta forma, desde que se pusiera en marcha este servicio el pasado 3 de noviembre, una media de entre 18 y 20 personas son atendidas cada día de forma personalizada y totalmente discreta por las dos trabajadoras municipales que desarrollan esta labor.

Así lo ha anunciado este mediodía el delegado municipal de Hacienda, Joaquín Guerrero, quien ha visitado las instalaciones, que se ubican en la planta baja del edificio. Un espacio que, además, estaba completamente inutilizado y cuya adecuación no ha supuesto desembolso alguno para el Ayuntamiento de Chiclana. “Hace unas semanas anunciamos la apertura de esta oficina, en la que se pudiera atender de una forma más personalizada y humana a aquellas personas con problemas de pago y hoy podemos comprobar la gran acogida que está teniendo por parte de la ciudadanía”, ha expresado el responsable de Hacienda.


“La oficina cuenta con un equipo humano compuesto por dos funcionarias y con todo el materia técnico necesario para atender a estas personas. Así, lo más importante es que se ha logrado descongestionar la cola de personas que cada día esperaban para ser atendidos en Recaudación”, ha indicado Guerrero, quien ha añadido que “se está dando cita con día y hora a las personas y éstas apenas tienen que esperar cinco minutos”. “Consideramos fundamental que se atendiera a estas personas de forma personal e íntima, sin que nadie se enterase de los problemas personales de los demás, y vemos que esta medida ha sido muy bien acogida”, ha recalcado.

Asimismo, el delegado municipal de Hacienda ha aclarado que “esta iniciativa acaba de comenzar, aunque ya me han indicado las funcionarias encargadas de esta oficina que para el mes de diciembre tienen la agenda prácticamente llena”. “Nuestro intento se centraba en que la ciudadanía pudiera tener un trato más humano y personal por parte de la administración y en esa línea seguiremos trabajando, puesto que queremos que las personas tengan un trato más cercano y se sientan más cómodas”, ha comentado.

Hay que recordar que hasta el momento, aquella persona que había mostrado su interés en fraccionar un pago o aplazar una deuda tenía que esperar cola en la ventanilla de Recaudación, de forma que, una vez llegaba su turno, tenía que contar en voz alta y delante del resto de ciudadanos sus intimidades y problemas, provocando, a veces, situaciones de bochorno y vergüenza. Sin embargo, ahora la atención es personalizada e íntima, cuestión que ha mejorado la atención a las personas y cercanía de los funcionarios.

Compartir con: