Costa Cádiz Comunicación

Chiclana Natural cumple 30 años gestionando el Ciclo Integral del Agua en la ciudad

Chiclana Natural cumple 30 años gestionando el Ciclo Integral del Agua en la ciudad
22 abril
11:08 2017

Redacción | Chiclana.- Hoy se cumplen 30 años de la fundación de la empresa municipal Chiclana Natural. El 21 de abril de 1987, el extinto Servicio Municipal de Agua pasó a convertirse en una sociedad anónima de capital cien por cien municipal. Su objetivo inicial era contar con estructura más dinámica y ágil para asumir retos del Ciclo Integral del Agua de un municipio en permanente expansión. Tanto es así que en los 30 años transcurridos la ciudad ha duplicado su población hasta situarse por encima de los 83.000 habitantes.

Joaquín Páez, delegado municipal de Medio Ambiente y vicepresidente de Chiclana Natural, ha señalado que “los chiclaneros deben sentirse orgullosos de contar con una empresa de capital íntegramente público que ha abierto camino en estos 30 años en muchas iniciativas relacionados con el agua y el Medio Ambiente, tanto en la provincia como Andalucía”.

Así, Páez ha recordado que “actualmente la empresa municipal gestiona una red de abastecimiento, alcantarillado y pluviales cuya longitud de 1.000 kilómetros sería equivalente a la distancia entre Chiclana y Barcelona; y que, al mismo tiempo, hace frente a las necesidades de la ciudad en materia de Medio Ambiente y Playas, entre otras responsabilidades; materias éstas que para cualquier ciudad forman parte de sus señas de identidad”.

Un año antes de la fundación de Chiclana Natural se ponía en marcha la primera depuradora (EDAR) de la provincia, la de El Torno, cuya gestión sería asumida por la empresa municipal tras su creación. Un nuevo hito sería la  construcción en 1991 de una segunda EDAR en La Barrosa, la primera con sistema terciario de depuración en Andalucía. Además, Chiclana se convertiría en la primera población andaluza con dos depuradoras. Ambas han sido objeto de notables mejoras desde su creación; una de las más destacadas es la  desodorización. En el caso concreto de La Barrosa, ésta amplió su caudal en 2003 de 9.000 a 14.000 metros cúbicos.

No sería hasta el año 2001 cuando la empresa pública asumía las competencias municipales de a Delegación de Medio Ambiente, incluyendo, además, la recogida de residuos limpieza viaria, áreas de reciclaje, así como la gestión de  playas de La Barrosa y Sancti Petri.

La evolución de los clientes también ha sido significativa. A la finalización de 2016 el número de ciudadanos con contrato de agua era de 35.508; contabilizándose 296 más que en el año 2015. Esta cifra triplica a la que se registraba en el año de la fundación de Chiclana Natural, cuando el municipio contaba con 42.000 habitantes.

En cuanto a las expectativas de futuro, Joaquín Páez ha indicado que “el principal reto a corto plazo va a ser la prestación de servicios a los nuevos desarrollos urbanístico al amparo del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Es un objetivo de este equipo de Gobierno que un bien básico y esencial como el agua no falte en los hogares chiclaneros fruto de la regularización, que ahora por fin tendrá el sustento legal que necesita”.

Por otro lado Páez ha destacado que “otro bien a cuidar son nuestras playas, puesto que la industria del turismo supone el sustento económico a muchas familias chiclaneras. Si a todo ello unimos el valor ambiental de nuestras costas es evidente que el trabajo debe seguir encaminándose a la excelencia e innovación permanente. Siempre es posible mejorar en cuestiones como accesibilidad, limpieza, servicios, así como en la colaboración con agentes económicos o en lo referente a la oferta lúdico-deportiva, entre otros aspectos, y en ese camino avanzamos”.

El delegado de Medio Ambiente no ha pasado por alto que “otro motivo de satisfacción es la implicación directa de Chiclana Natural y el Ayuntamiento en un proyecto de referencia en la investigación mundial de nuevas fuentes energéticas ecológicas y depuración (All-Gas) que actualmente se encuentra en su fase demostración. Este proyecto y los que han nacido a su sombra como INCOVER, ha posicionado a Chiclana en el núcleo más vanguardista de la investigación científica mundial, por lo que tenemos que sentirnos muy orgullosos”.

Para concluir, Páez ha apostado por “mantener como objetivos permanentes en Chiclana Natural el incremento de los niveles de satisfacción del ciudadano y la mejora en la calidad de los servicios, porque –a su juicio- mientras exista margen de mejora no hay que cejar en el empeño de aspirar a situar los servicios que se prestan en el más alto nivel”.

Compartir con:

Noticias relacionadas