publicidad


La Delegación Municipal de Medio Ambiente, a través de la empresa pública Chiclana Natural, continúa el operativo sectorizado de limpieza de las redes de saneamiento del casco urbano, así como de imbornales y rejillas de la red de pluviales. En el primero de los casos actúan los camiones de bombeo y succión, mientras que la limpieza de los imbornales se realiza con medios manuales.

Hasta el momento los trabajos se han ejecutado en sectores como centro histórico y comercial, Mendaro, Jesús Nazareno, Longuera, Plaza Mayor Santo Cristo y las barriadas de El Lugar más próximas al río Iro. Durante la presente semana las labores han continuado por Cuesta del Matadero, El Pilar Santísima Trinidad y, ya en la Banda, en  Arenal; no obstante, los trabajos se encuentran muy avanzados en Urbisur y El Torno.  

El delegado municipal de Medio Ambiente, Joaquín Páez asegura que “los ciudadanos de Chiclana deben ser conocedores de que la limpieza se va a realizar en la totalidad de la red del municipio. De hecho es un trabajo continuado, ya que cuando termina la limpieza en el casco urbano el operativo se desplaza a zona de costa. En cualquier caso, por razones de seguridad, es lógico que se actúe en esta época en las zonas históricamente más sensibles ante los efectos de las primeras lluvias”.

En cuanto a la limpieza de redes la actuación está siendo ejecutada por el Departamento de Agua de Chiclana Natural con la intervención de dos camiones dotados de equipo mixto de succión y presurización de 9.000 litros. Desde el mes de junio se han inspeccionado, y limpiado en su caso, 16 kilómetros y 49 pozos de la red de fecales y 12 kilómetros y 47 pozos areneros de la red de pluviales. Esta semana se superarán por tanto los 100 pozos revisados para su total operatividad.

De otra parte, la limpieza de imbornales y rejillas permite garantizar la capacidad hidráulica de la red de pluviales de cara a las lluvias de otoño e invierno y, por añadidura, detectar cualquier incidencia que pueda suponer una merma en el correcto funcionamiento de la red.  Esta misma semana se alcanzará la cifra de 1.000 imbornales y rejillas limpiados. Este trabajo comenzó en el mes de agosto, ejecutándose en coordinación con la limpieza de redes sobre las mismas zonas anteriormente reseñadas.  

Páez abunda que “la intención de este equipo de Gobierno es mantener un diálogo abierto y permanente con los vecinos del municipio para que podamos prever y solucionar con la suficiente capacidad de antelación cualquier tipo de incidencia. Además, los trabajos programados no impiden que, en casos de necesidad, se actúe puntualmente donde sea necesario”.