El Ayuntamiento de Cádiz ha colocado este lunes en la avenida de la Bahía una malla de protección de 1.000 metros para evitar que las bolsas de plástico procedentes del Piojito acaben en el mar, reduciendo así el impacto medioambiental de este mercadillo.

Como se recordará, esta experiencia piloto fue aprobada el pasado 19 de octubre por la Junta de Gobierno Local, si bien no ha podido llevarse a cabo antes de este lunes a causa de las condiciones meteorológicas adversas de las últimas fechas.

Esta medida se aplica en respuesta a las quejas recibidas por parte de los vecinos y la preocupación transmitida por los propios vendedores sobre el impacto ambiental que tiene la instalación de dicho mercadillo.

El concejal de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, ha explicado que la medida ha tenido que posponerse dos semanas por las lluvias de los lunes anteriores, pudiendo colocarse de forma satisfactoria hoy, con viento de noroeste. El edil ha subrayado que la malla “ha funcionado bien, reteniendo los plásticos que, a pesar de los esfuerzos de los comerciantes, escapaban y acababan yendo al mar y a las rocas”.

Además de realizar una campaña de concienciación, si las condiciones del tiempo lo permiten, se volverá a colocar los tres lunes siguientes una malla de obra que cubra toda la barandilla del paseo de la avenida de la Bahía para probar si es una buena medida para reducir el impacto ambiental.

Compartir con: