publicidad


El Ayuntamiento de Chiclana ha comenzado las obras de reubanización de distintas calles de las urbanizaciones Coto La Campa y Cortijo Los Gallos con cargo al Plan Invierte de Diputación. En este sentido, la primera de las actuaciones que ya se está ejecutando corresponde a la calle Ruiseñor, en Cortijo Los Gallos, donde se ha procedido al levantamiento del acerado de hormigón existente, antes de la instalación de las canalizaciones y tuberías necesarias y posterior acerado y asfaltado de la vía.

Hay que recordar que esta actuación se enmarca dentro de los lotes 6 y 7 y que supone una inversión global de 57.170,30 euros. Asimismo, indicar que la empresa encargada de llevar a cabo esta obra es la empresa chiclanera Excavaciones, Demoliciones y Transportes Chiclana SL. Por otro lado, indicar que  el Lote 1, que acoge la calle Caracolillo, lo ejecuta la empresa Construcciones Garrucho SA por 20.475,73 euros; mientras que los lotes 2 (calle Crustáceo), 3 (calle Pato Silvestre), 4 (calle Tarro) y 5 (calle Morito) serán ejecutados por la firma Martín Castillas SLU por un importe global de 154.599,86 euros.

Hay que resaltar que en todas estas actuaciones, además de los trabajos propios de asfaltado y creación de acerado, también está previsto que se proceda a la sustitución de las canalizaciones de abastecimiento, saneamiento, electricidad, etcétera…, que se encuentren en deficiente estado de mantenimiento.

“Estas actuaciones de reurbanización, que ya han comenzado por la calle Ruiseñor y que serán una realidad en las próximas semanas, posibilitarán el arreglo de distintas calles de Coto La Campa y Cortijo Los Gallos”, explica la delegada municipal de Vías y Obras, Cándida Verdier, quien recuerda que “esta inversión es posible gracias a que el Gobierno presidido por Irene García ha destinado los 11 millones de euros de remanente de Tesorería del pasado año a actuaciones en todos los municipios de la provincia, en vez de al pago de deudas”.

Asimismo, la portavoz del Gobierno recalca que “ahora tenemos la oportunidad de resolver unos problemas históricos, sobre todo, en zonas como Coto La Campa o Cortijo Los Gallos, que no fueron posibles subsanar anteriormente por falta de capacidad económica”. “En definitiva, se trata de una apuesta por la ciudad y por dar respuesta a ciudadanos que llevan pacientemente esperando mucho tiempo”, expresa Verdier.