publicidad


Apenas semana después del hundimiento del pavimento tras el paso de una hormigonera, el Ayuntamiento ha completado los trámites para acometer las obras que ya han dado comienzo hoy con los trabajos previos y que el lunes estarán a pleno rendimiento

El Ayuntamiento ya ha ordenado el inicio de la ejecución de las obras de reparación de tramo de la calle Jorge Juan comprendido entre las calles San Vicente y San Pedro Apóstol. Esta actuación es necesaria tras el hundimiento de la calzada por el paso en esa zona de una hormigonera de más de 20.000 kilos que, además, circulaba sin la correspondiente autorización para ello.

Las obras serán acometidas por la empresa Hidralia, ya han dado comienzo los trabajos previos de mediciones y compra de materiales, para el lunes poder estar en la zona a pleno rendimiento.

Fue el pasado día 30 de enero el pavimento de la calle Jorge Juan se hundió al paso de una hormigonera. Tras la valoración de los técnicos municipales y de la empresa de saneamiento se concluyó que el accidente había causado desperfectos en las canalizaciones y desagües.

En esta misma calle se acometieron obras en el año 2012 que fueron insuficientes y superficiales. Por ello, el gobierno municipal, además de arreglar el socavón, llevará a cabo una actuación de más envergadura que ataje de una vez el mal estado de la estructura.

Actuaciones en Sánchez Cerquero y General Valdés

En el marco de la planificación de las obras que se están realizando en el entorno del Mercado y del edificio consistorial, desde el Ayuntamiento se están analizando las calles que van a tener que soportar más tráfico por la reorganización de la circulación, para comprobar el estado de las vías y desechar complicaciones, sobre todo porque se trata de zonas en las que durante muchos años no se ha actuado y en las que hay constancia de que hay deficiencias.

Fruto de esas inspecciones y catas en el pavimento, se han detectado en la calle Sánchez Cerquero, entre la calle General Valdés y calle Real, tres fosas sépticas de más de cinco metros de profundidad cada una, que además estaban teniendo filtraciones a causa de las lluvias de las últimas semanas que habían provocado un hundimiento de parte de la calzada. En esta situación, el Ayuntamiento ha decidido iniciar otro procedimiento de contratación de emergencia como el ya realizado para la calle Jorge Juan, y así poder acometer el arreglo inmediato y en profundidad de ese tramo de la vía en la que han aparecido esas fosas.

Así, ya se ha encargado el correspondiente estudio económico para evaluar el coste final de la actuación, que se prevé que esté en torno a los 90.000 euros, y que va a permitir el tapado de esos antiguos depósitos, así como el arreglo de todo el sistema de canalizaciones de fecales y pluviales de esa parte de la vía. Esta restauración en la calle Sánchez Cerquero, que se calcula que conllevará un mes de obras y que también acometerá Hidralia, permitirá además la reforma de la vía para la construcción de una plataforma única, lo que redundará en la mejora estética y de la accesibilidad.

Hay que recordar que estos días Hidralia también está actuando en la calle General Valdés para arreglar un socavón por la falta de una tubería de conexión con el colector de unos dos metros.

En la misma línea, el Ayuntamiento ha iniciado este semana la contratación de urgencia de una obra para actuar en la calle Isaac Peral, y completar así el arreglo de esta vía en su totalidad tal como venían reclamando los vecinos de la zona y la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘Isla de León’.

La reforma de un tramo de la calle Isaac Peral ya se contempla en la obra complementaria a la rehabilitación del nuevo Ayuntamiento, que ya se ha iniciado estos días. En estas circunstancias, el Consistorio ha decidido adelantar la ejecución del proyecto ya planificado con anterioridad para adecentar el tramo restante y, de esta forma, mejorar por completo las condiciones de una vía que presenta en la actualidad importantes deficiencias y que ha sido de las más afectadas por el tránsito de camiones y vehículos de gran tonelaje con motivo de las obras de reforma del edificio consistorial.