publicidad


Queridos lectores…

Soy Stilita Mosteiro, fundadora y actualmente redactora de este medio con cuatro años de vida. No me gusta expresar mi opinión en el medio para el cual trabajo pero hoy me voy a permitir hacerlo, y es que me siento indignada con la postura del Patronato del COAC y por consiguiente con el Ayuntamiento de Cádiz gobernado por el señor, José María González.

Para aquellas personas que no sepan de que les hablo, en el enlace de esta  noticia tienen explicado claramente que es lo que ha ocurrido ( El Patronato del COAC niega credenciales a Costa Cádiz Comunicación). En base a ello me dirijo a estos, en especial al chico de prensa,  que de forma escueta mediante un correo electrónico nos han negado las tres credenciales solicitadas para cubrir la fase preliminar del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas del Gran Teatro Falla de este año. Eso sí, sin darnos ningún tipo de explicación sobre los motivos por los cuales, se han basado para darnos una negativa por respuesta. Muy correcto todo, nótese la ironía.

En primer lugar informar a quién corresponda, que las credenciales solicitadas tenían como único objetivo cumplir con el  compromiso de informar a la ciudadanía de algo tan relevante como es el Carnaval. Estas no han sido  requeridas para el disfrute de mis compañeros o el mío propio. En mi caso ni siquiera me gusta el Carnaval, pero como buenos profesionales ahí íbamos a estar dando el do de pecho, como en el resto de eventos que cubrimos los 365 días del año.

En segundo , me gustaría recordar las quejas de años anteriores en referencia a este mismo tema donde se acusaba al partido que estaba en el gobierno de coartar la libertad de expresión si no eran agraciados con algunas de estas “famosas acreditaciones” para cubrir laboralmente el concurso. Estos que hoy día llevan por bandera la transparencia,  la libertad de expresión y que están del lado de los trabajadores, cometen el mismo error. El mismo que priva del pan que se intentan ganar con sudor y lágrimas los trabajadores de Costa Cádiz Comunicación. Luchando contra viento y marea con la situación económica que azota nuestro país y que esta profesión absorbe como si de una esponja se tratara.

En tercer lugar preguntaros lo siguiente: ¿qué sería de cualquier fiesta de la provincia de Cádiz sin la prensa? Sin lugar a dudas todos los que hacen grande la fiesta del Carnaval merecen mi respeto absoluto, y es que no son pocos; desde diseñadores, comerciantes, letristas, agrupaciones, etc… Pero también estarán conmigo, que si no fuera por los medios de comunicación que se dedican a difundir sus encantos, solamente podrían disfrutar de la gracia gaditana, los mismo gaditanos o los foráneos que quisieran dedicar su tiempo en pasar por nuestras tierras en esta época.

Algunos creen que los que trabajamos en el mundo periodístico estamos para pasar un buen rato en eventos de esta índole e ir alardeando de entrar de gañote. Para nada. Nosotros damos un servicio público para todos aquellos que se quedan sin su entrada o por el contrario alguna fuerza mayor les impide estar presente. De igual forma no quiero dejarme atrás la publicidad que de forma directa hacemos de la fiesta en cuestión, sin recibir ni un euro a cambio, todo sea dicho de paso.

Podría llevarme horas escribiendo, ya que el tema da de sí. Podría señalar a ciertas personas con cierta importancia que ocupan cargos que creen heredar con el paso del tiempo pero que a lo sumo duran cuatro años en el mismo, pero no es mi estilo. Torres más altas han caído y luego te piden trabajo.

Felicitar desde estas líneas a esos compañeros que años tras años consiguen su credencial para llevar a numerosos hogares los que ocurre a pie de escenario. Mi más sincero reconocimiento. De igual manera agradecer a los lectores, agrupaciones, en resumen al público en general, las muestras de apoyos recibidas ante tal situación que estamos sufriendo en primera persona.

Finalizar dejando claro que nada ni nadie coartará la libertad de expresión de nuestro medio venga del color político o entidad que venga.  Estaremos al pie del caño durante todo el Carnaval informando a la ciudadanía de todo lo que esté a nuestro alcance.

Con credencial o sin ella, no nos haréis callar, ni dejaremos de escribir.

VIVA LA LIBERTAD DE PRENSA y VIVA EL CARNAVAL…