Redacción.- La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud, a través de los servicios de Consumo provinciales, está efectuando estos días en establecimientos de la comunidad con el fin de vigilar la seguridad y el etiquetado de disfraces, caretas, máscaras y similares que pueden ser adquiridas para la población infantil con motivo de la celebración de los Carnavales. Esta campaña tiene como finalidad comprobar que estos productos cumplen con los requisitos básicos y generales de información y adoptar las medidas necesarias para la corrección del mercado, bien sea con medidas preventivas, sancionadoras o ambas.

El control que efectuaron los inspectores de Consumo de las delegaciones territoriales de la consejería en la pasada campaña sobre este tipo de productos, que se engloban en la categoría de juguetes al ser para menores de 14 años, desveló que casi el 47% de ellos presentaba alguna irregularidad, sobre todo, en el etiquetado. Por lo que se refiere al análisis de la seguridad de los productos en el laboratorio, se vigilaron 50 disfraces, caretas, máscaras y complementos, resultando que nueve han resultado con incumplimientos.


La campaña de inspección se llevará a cabo en todo tipo de establecimientos en que se venden estos artículos, intensificándose las actuaciones en las tiendas de precio reducido y bazares.  En total, se realizarán alrededor de 145 actuaciones inspectoras en las que se controlarán también complementos a los disfraces, como caretas o pelucas.

Recomendaciones a la ciudadanía

Ante la cercanía de la fiesta de los Carnavales y el incremento de ventas de disfraces y artículos de broma, se recomienda leer bien las recomendaciones de seguridad de estos productos y siempre comprar los adecuados para la edad del menor. Debe comprobarse que llevan la marca CE, que indica que su fabricante asegura que cumple la normativa establecida por la Unión Europea y que ha pasado todas las pruebas técnicas necesarias para su seguridad. Además, hay que deshacerse de los plásticos y envoltorios de estos productos, ya que pueden resultar peligrosos: los duros pueden provocar cortes y los blandos pueden causar asfixia.

En el caso de las máscaras, debe constatarse que cuentan con suficientes orificios de ventilación, y en el de los maquillajes hay que leer bien la fecha de caducidad y sus componentes para evitar posibles alergias.

Antes de hacer la compra, es recomendable informarse sobre la política de devolución del producto, ya que en este tipo de artículos los establecimientos pueden reservarse el derecho a no devolverlos a no ser que sean defectuosos.

Conserve siempre el ticket de compra y/o la publicidad, ya que es una documentación importante en el caso de que se necesite hacer alguna reclamación y probar los problemas generados por cualquier producto. Los establecimientos deberán disponer de hojas de quejas y reclamaciones a disposición de las personas consumidoras, para lo cual se exhibirá un cartel de tal forma que la persona consumidora pueda conocer claramente su existencia.

También es aconsejable adquirir los artículos en un comercio adherido al Sistema Arbitral de Consumo, ya que, de esta manera, se garantiza que cualquier posible discrepancia pueda quedar resuelta de forma rápida y gratuita. También puede encontrar información sobre ésta y otras cuestiones en la página web de Consumo Responde o en el teléfono gratuito 900 21 50 80.

Compartir con: