Stilita Mosteiro.- Continúan los movimientos sísmicos en el mar de Alborán, desde que se produjera en la madrugada de ayer un terremoto de 6.3 en la escala de Ritcher al  al norte de áfrica. El mismo provocó daños en Melilla y fue sentido en todas las provincias andaluzas, destacando las de Málaga y Cádiz.

Desde que se produjeran tales hechos en el mar de Alborán, se han ido sucediendo terremotos, eso sí de menor intensidad, pero con un espacio de tiempo entre uno y otro de aproximadamente unos 40 minutos. La intensidad de los mismos no han tenido una gran magnitud, aunque puntualmente han sobrepasado los 4,1.


A todos estos temblores hay que sumar los que desde el pasado jueves, se han ido produciendo tras el seísmo de 5,3 en la escala de Ritcher, con epicentro en el Mar de Alborán y que fue sentido mayoritariamente en la provincia de Málaga, sin que hubiera que lamentar daños personales o materiales.

Recordar, que la actividad sísmica en esta zona es normal y natural, por la unión tan importante de dos fallas, pero en los últimos días esta dando de que hablar y ocupando páginas en la prensa, debido al comportamiento que la zona esta presentado.

De igual manera recordamos que este tipo de fenómenos no pueden preverse por lo cual hay que mantener la calma y siempre hacer caso a fuentes oficiales a la hora de conocer con todo detalle lo sucedido tras un terremoto. Así las cosas, el Servicio del 112 Andalucía aconseja en el momento del temblor:

  • Resguárdese bajo el marco de alguna puerta o mesa sólida .
  • En la calle aléjese de los edificios.
  • En el coche alejarse de todo lo que pueda caer encima.
  • No utilice el ascensor.

Después del temblor:

  • Cierre las llaves de agua y gas.
  • Abandone el edificio cogiendo todo lo necesario de abrigo y documentación.
  • No usar el ascensor.
  • Vaya por el centro de las calles controlando la caída de cornisas.
  • No fume. puede haber fugas de gas.

Compartir con: