Costa Cádiz Comunicación

Costas cumple con sus competencias en el DPMT y emplaza al delegado territorial de la Junta a que no derive a otra administración sus responsabilidades en el río Guadiaro

Costas cumple con sus competencias en el DPMT y emplaza al delegado territorial de la Junta a que no derive a otra administración sus responsabilidades en el río Guadiaro
24 julio
14:12 2017

Redacción | Provincia.-  En relación a las últimas declaraciones del delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en el caso de la desembocadura del río Guadiaro, el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, le emplaza a que indique “en qué norma aparece que la competencia para salvar peces la tengan las demarcaciones de Costas y su Dirección General. Que diga la Ley o Reglamento que defina esa competencia. No la hay”.

PUBLICIDAD

“El delegado debería saber -prosigue Muñoz- que el hecho de que el estuario sea Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT) no implica, ni mucho menos, que todo lo que ocurra en dicho Dominio sea competencia de Costas”. Este organismo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) tiene por objeto lo que la Ley de Costas establece, salvo aquellas competencias, la mayoría, que están transferidas a la comunidad autónoma.

“Como bien debe saber para corroborar este hecho, son las entidades locales las competentes en limpieza de playas, seguridad en las playas, salvamento, servicios públicos… y la Junta de Andalucía tiene competencias íntegras para otorgar autorizaciones y concesiones, sancionar los incumplimientos de éstas, aprobar los planes de playas, chiringuitos… etc. Pero el MAPAMA en ningún caso tiene por objeto actuar en la costa para salvar la fauna piscícola o para proteger un espacio protegido. Eso le compete solo a la Junta de Andalucía, señala el subdelegado.

Luego decir que todo lo que ocurra en DPMT sea competencia del Ministerio “es simplemente una espuria falsedad, como bien sabe, ya que estas competencias están, desafortunadamente por lo que se ve, repartidas entre tres administraciones, debiendo asumir cada una de ellas la suya”.

La desembocadura del río Guadiaro, según los criterios técnicos y jurídicos del MAPAMA, “no tiene ningún tipo de problema. Sería como decir que Costas tiene que poner nidos en los sistemas dunares, o controlar el marisqueo de la chirla. Ambas cosas se producen en DPMT y son competencia de la Junta de Andalucía”.

Obvia el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, por tanto, que gran parte de las competencias que se definen en la Ley de Costas y su Reglamento fueron transferidas a la Junta de Andalucía en 2011.

Cierto es que “compete a Costas la protección del DPMT, concepto éste que viene definido claramente en la Ley y se refiere únicamente a los terrenos, en ningún caso a la fauna marina del estuario, cuestión que es de plena competencia de la Junta de Andalucía desde su constitución”.

En efecto, la Demarcación de Costas, cuando considera que ha de actuar en el litoral, como en ocasiones anteriores, lo ha hecho en el ejercicio de sus competencias, que es la regeneración de playas mediante la extracción de arena del estuario para regenerar las playas de San Roque.

O como hizo el año pasado en el río Salado de Conil, actuación que tuvo por objeto restituir el cauce del Salado en su desembocadura, ya que ésta deriva hacia el norte formando un meandro que impide el uso público de la playa de Los Bateles, recuperando una alineación ortogonal a la línea de costa. “Estas cuestiones sí son de competencia estatal, no la fauna piscícola ni de ningún otro tipo”.

Bien conoce el delegado que el fin de Costas de proteger el Dominio Público Marítimo Terrestre “no tiene absolutamente nada que ver con que “alguien” considere que es necesario abrir artificialmente un estuario para la supuesta protección de la fauna”.

Respecto a la actuación del año pasado, “bien sabe el delegado, pero lo oculta, que la actuación tuvo por objeto regenerar la playa de Sotogrande al objeto de suplir la actuación que tenía en concesión el Ayuntamiento de San Roque y que sólo había ejecutado parcialmente; y ello con el espíritu de colaborar con dicho Ayuntamiento, como Costas hace en todo el litoral, ha indicado Agustín Muñoz.

Otra prueba de ello es que esta misma primavera Costas ha vuelto a sacar 60.000 m3 del estuario del Guadiaro, pero con el objeto de regenerar Sotogrande, no de oxigenar el estuario. “Esto demuestra que Costas no elude sus compromisos y responsabilidades, sino incluso va más allá. Pero el problema de ahora es otro, y es ambiental, y corresponde resolverlo a quien tiene competencias en la materia, la Junta de Andalucía”.

Sirve para demostrar una vez más, tal y como se ha venido poniendo en conocimiento a todas las partes, que “la apertura de la desembocadura no es la solución más idónea para lo que pretenden Junta y Ayuntamiento. Y es que, a pesar de los 70.000 m3 que ha sacado Costas del estuario, dos semanas después, se ha vuelto a cerrar”.

Ello se debe a que este es un proceso absolutamente natural, en el que nada tiene que ver que “sobre arena en el estuario, como dijo el alcalde”. Ocurre precisamente todo lo contrario, existe un déficit en el estuario y en las costas adyacentes de cientos de miles de m3 de arena que, a lo largo de los años, han sido extraídos del cauce aguas arriba y que han provocado, y siguen provocando, la grave regresión de las playas de Sotogrande y Guadalquitón.

“Aprovecharía para solicitar a la Junta que informe sobre qué inversiones ha hecho en materia de Costas desde que le fueran transferidas en 2011. Según consta a la Demarcación, han sido cero euros, frente a los más de 37,8 millones que lleva invertidos la Demarcación de Costas en actuaciones en el litoral: regeneraciones de playas, reperfilados, rehabilitación del patrimonio público de la costa, espigones de defensa, protección de acantilados…, ha matizado el subdelegado del Gobierno.

PUBLICIDAD
Compartir con:

Noticias relacionadas