El próximo 1 de octubre se celebra el Día Mundial de las Personas Mayores, una fecha en la que se pretende reivindicar el papel activo en nuestra sociedad de este colectivo, muchas veces invisibilizado y especialmente vulnerable ante riesgos como la soledad o el aislamiento social. Se estima que más de 305.000 personas mayores de 65 años viven solas en Andalucía, según los últimos datos del INE. Se trata de una población que crece en los últimos años.  


Con el objetivo de evitar los efectos que puede causar la soledad y frenar en la medida de lo posible la dependencia, Cruz Roja Española se vuelca en la atención integral a las personas mayores, con actividades que estimulan una vida activa, saludable y las relaciones sociales. El envejecimiento no debe ser sinónimo de invisibilidad. Las personas mayores tienen un papel relevante en nuestra sociedad y debemos promover esta participación; para ello es fundamental que se sientan activas, menos solas y promover una mejora de sus hábitos de vida.

A través de proyectos como “Ayuda a Domicilio Complementaria”, “Salud Constante”, “Enrédate” o “Atención a Personas con Funciones Cognitivas Deterioradas”, Cruz Roja Española ofrece acompañamiento a quienes viven solas, fomenta un envejecimiento participativo, y mitiga el riesgo de sufrir situaciones de dependencia, con todo tipo de actividades que animan a adoptar hábitos saludables y la autonomía personal. Más de 3.750 personas participaron el pasado año en el Programa de Personas Mayores y en lo que llevamos de año, Cruz Roja Española ha atendido ya a 3.226 personas.

Estos proyectos cuentan con financiación de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, a través de los fondos procedentes de la asignación tributaria del 0,7% del IRPF, que se consignan marcando la casilla de “Actividades de Interés Social” de la declaración de la Renta: la llamada “x solidaria”.

Las personas mayores encuentran en el voluntariado de Cruz Roja Española un apoyo fundamental. Por un lado, los voluntarios y voluntarias hacen compañía a quienes sufren soledad tanto dentro como fuera de casa, para llevar a cabo todo tipo de actividades como visitas al médico, gestiones o simplemente dar un paseo. Igualmente, cientos de voluntarios hacen cada día llamadas a personas que viven solas para acercarles su cercanía, interesarse por su situación personal o para ofrecerles consejos sobre salud y prevención frente a accidentes.

En este sentido, Cruz Roja Española pretende dar respuestas cercanas a las necesidades del día a día de las personas mayores, especialmente a quienes tienen movildad reducida: desde el préstamo de artículos de apoyo como muletas o sillas de ruedas (a través del proyecto Ayuda a Domicilio Complementaria) a algo tan sencillo como ayudar a bajar las escaleras y acompañarle en un desplazamiento fuera de casa; una gran dificultad para quien vive sola.

La intervención de Cruz Roja Española con las personas mayores también contempla actividades que fomentan las relaciones sociales con las personas del entorno más cercano, promocionando la participación social, y evitan el aislamiento. De esta manera se contribuye a que las personas mayores permanezcan en su domicilio el mayor tiempo posible, motivando que el desarrollo social de éstas sea un pilar de clave en la mejora de su calidad de vida. Son los propósitos del proyecto ‘Enrédate’, con el que se busca reforzar las redes sociales de los mayores a través de encuentros, excursiones, visitas culturales… En definitiva, actividades en grupo que revitalizan la convivencia con otras personas.

Talleres de risoterapia, de memoria, de ‘taichi’ o paseos saludables por la playa y el campo, así como charlas sobre prevención de enfermedades cardiacas, son otras de las muchísimas actividades que las personas mayores llevan a cabo cada semana junto al voluntariado de Cruz Roja Española en toda Andalucía, a través de proyectos como “Salud Constante”, o “Atención a Personas con Funciones Cognitivas Deterioradas”, cuyo objetivo último es igualmente prevenir situaciones de depenencia.

Compartir con: