El sector de Correos de CSIF Cádiz quiere denunciar públicamente la progresiva pérdida de personal de esta entidad pública estatal en la provincia de Cádiz, en todos sus centros de trabajo (tanto en oficinas como en las unidades de reparto y centros de tratamiento postal). CSIF calcula de entre 2007 y 2017 se han perdido unos mil trabajadores (entre funcionarios y personal laboral), debido a las jubilaciones y cambios de ministerio de los funcionarios, que no han sido cubiertos por la dirección de la empresa.

Por ejemplo, en el centro de tratamiento postal de Jerez, donde cada día se reciben unos cuatro tráileres diarios con paquetes y otros envíos postales, hay 42 personas trabajando actualmente, frente a los 72 que había hace diez años. Igualmente, se han llevado a cabo restructuraciones en todas las unidades de reparto (carteros) de la provincia, amortizando plazas que estaban vacantes.

Las últimas plazas eliminadas han sido en Rota, en Los Barrios, en El Puerto de Santa María y la última en Arcos, donde había ocho carteros urbanos y siete rurales, que ahora se han convertido en nueve carteros urbanos y tres rurales. Estas restructuraciones de distribución y reparto de envíos postales conllevan una clara pérdida de puestos de trabajo, afectando a su vez tanto a la plantilla (aumenta su carga de trabajo y presión laboral) como a los usuarios (que no reciben este servicio con la calidad a la que tienen derecho, y ven cómo disminuyen los horarios de atención al público en muchas de las oficinas de la provincia).

La responsable provincial de CSIF Correos, Beatriz Gil, explica que “con estas restructuraciones, no se contrata al personal necesario en las unidades de reparto, de manera que los profesionales asumen el doble de su carga de trabajo normal. Esto conlleva asimismo que los trabajadores sufran estrés, ansiedad y otras enfermedades, que terminan con bajas laborales, sin que sean sustituidos por la empresa”.

A nivel nacional, CSIF ha emprendido una campaña, junto con otros sindicatos firmantes del convenio colectivo de Correos, para exigir al Ministerio de Fomento la recuperación de los recortes en el presupuesto de Correos como prestador del servicio postal universal. En 2017, la financiación de Correos se ha recortado en 120 millones de euros, cifra que CSIF considera totalmente “inaceptable” para la viabilidad de la mayor empresa pública del Estado. Del mismo modo, desde CSIF se pide celeridad para la convocatoria de oposiciones y la apertura de bolsas de empleo, con lo que se paliaría ligeramente el déficit de personal que sufre Correos.

Si la situación no cambia a corto plazo, CSIF ha anunciado que participará en las concentraciones y movilizaciones que se vayan convocando por parte de los sindicatos firmantes del convenio colectivo en los próximos meses.

Compartir con: