La sección sindical de CSIF en la sala provincial del servicio de emergencias del 061 ha remitido un escrito a la Junta de Andalucía denunciando los perjuicios que la empresa concesionaria, Konecta, está ocasionando a los trabajadores con sus últimos cambios operativos. Así, desde CSIF se exige a la Administración autonómica, como responsable último de este servicio público, que garantice los derechos laborales, económicos y sociales que la empresa ha ido menoscabando, incumpliendo de manera reiterada el pliego de condiciones.

Concretamente, la plantilla de Konecta, ubicada en Puerto Real, ha decidido eliminar de forma unilateral las guardias localizadas, con lo que los operadores han visto reducido su salario significativamente. Asimismo, la empresa considera los permisos retribuidos como absentismo y tampoco respeta los permisos para hacer exámenes, que era un derecho adquirido. Esta situación ocasiona un ambiente de presión a la hora de gestionar las llamadas de emergencias, pudiendo repercutir en la agilidad y operatividad de la sala de coordinación.

Esta sección sindical considera que la Junta de Andalucía debe presionar a la empresa Konecta o la nueva empresa adjudicataria que se haga con el servicio, para que cumpla tanto el pliego de condiciones como la carta de subrogación del personal. No hay que olvidar que estas empresas, con dinero público, son las encargadas de la gestión de las emergencias del 061 en toda la provincia.

Compartir con: