publicidad


Hasta el momento, se sabe que han sido usadas en centros del Distrito Bahía de Cádiz-La Janda y en el Hospital San Carlos

publicidad


El sector de Sanidad de CSIF Cádiz muestra su total indignación por la retirada de un nuevo lote de mascarillas, ordenado ayer por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ante la sospecha de no cumplir con las especificaciones técnicas como FFP2. Hasta el momento, CSIF tiene constancia de que estos materiales han sido repartidos y usados por personal sanitario del Distrito Bahía de Cádiz-La Janda y en el Hospital San Carlos (en San Fernando), pero los delegados sindicales siguen recopilando información sobre su uso en otros lugares. 

Estas mascarillas, Aszorb FFP2 NR, no contaban con un informe previo a su utilización, por parte de las autoridades sanitarias, en el que se confirmara el cumplimiento de las características técnicas descritas en la ficha de dichos materiales de protección. 

Para CSIF, este es un nuevo insulto al personal de la Sanidad pública, pues se trata del sexto lote de mascarillas que son retiradas. Y es que este sindicato ha exigido varias veces al SAS que verifiquen la eficacia y certifiquen la trazabilidad de estos productos antes de que se repartan entre las plantillas, para evitar estas situaciones. Hay que recordar que, anteriormente, se han registrado casos de profesionales contagiados por Covid-19 tras usar mascarillas defectuosas. 

Por el momento, no se sabe si estas mascarillas retiradas son defectuosas o no, a la espera de los resultados de las comprobaciones, pero CSIF considera que no se puede estar jugando otra vez con la seguridad y la salud de los trabajadores. “Demasiada carga han estado sufriendo en los últimos meses, como para que se sigan cometiendo estos errores”, ha finalizado Alberto Puyana, responsable provincial de Sanidad de CSIF Cádiz.