El sector provincial de Educación de CSIF Cádiz pide a la Delegación territorial de Educación sentido común ante las alertas por temporal, sobre todo cuando están entre naranja y roja, y decrete el cierre de los colegios de la provincia hasta que las condiciones meteorológicas mejoren. CSIF lamenta que tanto el jueves como el viernes de la pasada semana se pusiera en riesgo la seguridad del alumnado, sus familiares, así como al profesorado y demás trabajadores de los centros públicos, viviéndose en muchos colegios de la provincia escenas peligrosas, con caídas de árboles, cristales, inundaciones, entre otras.

Para la responsable provincial de Educación, Marian Avancino, “la Administración educativa actuó tarde a finales de la semana pasada” y restringió el cierre de los colegios al Campo de Gibraltar, cuando el resto de la provincia mantenía las alertas graves por vientos y lluvia. De hecho, como recalca Avancino, “en el Campo de Gibraltar se cerraron los colegios de la comarca cuando ya habían resultado heridos dos niños de un centro de Algeciras por el desprendimiento de un ventanal en un aula”. Por ello, Avancino explica que la obligación de la Administración es la de “prevenir y no tomar decisiones a posteriori”, y reclama a la Junta de Andalucía que actúe ante estas situaciones del mismo modo que se suspendieron las clases en el mes de junio cuando las temperaturas alcanzaron máximas insoportables para trabajadores y alumnos.

CSIF, como sindicato más representativo entre los docentes de la provincia, planteará esta petición a la Delegación territorial de Educación este próximo miércoles, cuando se reúna el Comité de Seguridad y Salud Laboral de la provincia.

Compartir con: