publicidad


El personal pide que todo el personal esté a jornada completa y muestra su disposición a trabajar turnos extra

CSIF reclama a la Empresa Pública de Emergencias, a la empresa Ilunion Emergencias (concesionaria del servicio) y a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía que aumente el personal de gestores de emergencias en las salas del 061 de todas las provincias andaluzas, para poder garantizar la prestación de este servicio. Actualmente, los refuerzos que se han llevado a cabo han sido insuficientes y se calcula que se está perdiendo un 30 por ciento de las llamadas de la ciudadanía. Como ejemplo, para toda la provincia de Cádiz hay nueve puestos ocupados por gestores de emergencias, cuando antes de la crisis del Covid-19, lo normal eran siete trabajadores por turno. 

Ante la saturación de llamadas que se está produciendo estos días, los profesionales (y CSIF, como legítimo representante de los trabajadores del 061) proponen más horas a la bolsa de trabajo, que estén a jornada completa, y muestran su disposición a trabajar turnos extra (cuya contraprestación ya se negociaría una vez pasada la crisis) para paliar este déficit de personal. Los gestores de emergencias entienden que, en estos momentos, toda ayuda y solidaridad entre compañeros con formación es bienvenida y se ven impotentes cuando no pueden atender todas las llamadas. 

El personal que se hace cargo del teléfono de información habilitado por la Junta para el Covid-19 (900 400 061) cuenta con trabajadores contratados con urgencia y con escasa formación, que no son gestores de emergencias cualificados. Este personal (en Cádiz, son tres puestos ocupados para este servicio informativo), cuando recibe consultas que demandan asistencia, se ven obligados a derivar las llamadas a los gestores de emergencias, por lo que repercute en la sobrecarga de trabajo que padece este colectivo. Y hay que recordar que los gestores de emergencias no solo están atendiendo las demandas de asistencia por el coronavirus, sino todas las demás: accidentes, infartos, etcétera.

Desde CSIF se espera que los responsables (tanto empresa concesionaria como Administración) pongan, cuanto antes, todos los medios oportunos para garantizar al cien por cien este servicio esencial para la ciudadanía.