publicidad


Redacción | Chiclana.- La Policía Local de Chiclana ha detenido a cuatro personas a lo largo del puente del Día de Andalucía por sendos delitos contra la seguridad vial. Así, el viernes, poco después de las 20.00 horas, cuando agentes se encontraban de servicio de vigilancia de población observaron un vehículo en la confluencia de las calles Bailén y Hormaza, cuyo ocupante arrojaba un vaso con líquido por la ventanilla. Este vehículo, una vez iniciada la marcha para incorporarse a la calle Hormaza con dirección a calle Hermano Eufrasio, lo hace por el sentido contrario, intentando corregir su trayectoria con continuos cambios de carril durante todo el recorrido, teniendo que apartarse los vehículos que venían en sentido contrario.

Por ello, los policías activaron los dispositivos de emergencias para intentar detenerlo, sin éxito, introduciéndose en una calle en dirección prohibida, donde finalmente paró. De inmediato los policías se dirigieron al conductor observando que posiblemente se encontrara ebrio, reconociendo, a preguntas de los agentes, haber ingerido alcohol, siendo trasladado hasta dependencias policiales. Una vez allí, fue sometido al alcohotest, confirmándose un resultado positivo, ya que cuadruplicaba el valor legalmente permitido. Fue identificado como J.D.D.D., de 35 años, con domicilio en la ciudad, siendo detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial. Además, realizada la consulta de antecedentes, se comprobó que le constaban tres delitos por el mismo motivo, además de un delito de desobediencia grave.

Por otro lado, el día 28 a las 1.00 horas, el Grupo de Atestados de la Policía Local, a requerimiento de la Guardia Civil, se desplazó hasta la zona de costa para realizar las pruebas de alcoholemia a un conductor que tenían detenido. Cuando procedieron a informarle de los derechos y obligaciones que le asistían, los agentes observaron que presentaba ojos enrojecidos, así como fuerte olor a alcohol. Realizadas las pruebas de detección, éstas arrojaron un resultado que cuadruplicaba la tasa de alcohol legalmente permitida para conducir. En vista de lo anterior, se procedió a la detención de M.C.G., de 36 años, vecino de la ciudad, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial, constándole, además, dos antecedentes por el mismo motivo.

Ya el lunes, poco antes de las 12.00 horas, agentes que realizaban patrulla de vigilancia de población observaron al conductor de un turismo que les precedía haciendo uso de unos auriculares, por lo que decidieron darle el alto. Una vez parado e identificado, manifestó no poseer autorización administrativa para conducir, hecho éste constatado a través de la base de datos de la Dirección General de Tráfico. Por dicho motivo, F.J.T.M., de 39 años, con domicilio en la ciudad, fue detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial, constándole antecedentes por delito de lesiones y dos delitos contra la salud pública. Además de lo anterior, a la titular del vehículo, M.C.S.F., se le instruyeron diligencias por el mismo delito contra la seguridad vial que al detenido, como cooperadora necesaria, por haber cedido el uso del vehículo conociendo que el detenido carecía de autorización administrativa para conducir.

Finalmente, a última hora de la noche, durante un control preventivo de alcoholemia y drogas que miembros de esta Policía Local estaban llevando a cabo en una de las principales arterias de la ciudad, se ordenó de forma aleatoria la detención a un turismo. En un principio aminoró la marcha, si bien, cuando el agente actuante se le acercó, aceleró de forma brusca, teniendo éste que apartarse para no ser atropellado. De inmediato, se inició una persecución por varias calles, en la que el conductor circuló a gran velocidad, sin observar las mínimas normas de circulación, con peligrosos adelantamientos, teniendo los otros conductores que realizar maniobras evasivas para no colisionar frontalmente con él. Finalmente llegó hasta una calle de la zona del Mayorazgo, donde detuvo el vehículo y se introdujo en un domicilio.

Así, mientras los policías identificaban al resto de ocupantes del turismo, del mismo domicilio salió un familiar, quien manifestó que no había visto a nadie. Al mismo lugar, llegaron otros familiares preocupados por lo ocurrido. Finalmente, y tras una inspección de la azotea del edificio no se localizó al sujeto, si bien fue identificado como D.J.R., de 22 años, con antecedentes por robo con fuerza y violencia, siéndole instruidas diligencias por un presunto delito de conducción temeraria en concurso con un delito de atentado a agente de la autoridad.