Redacción | Provincia.- El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, ha lamentado que la baja formación de los parados gaditanos dificulte su empleabilidad, en un momento en el que la carga de trabajo de los astilleros va a requerir de una elevada cantidad de mano de obra, tanto en Navantia como en la industria auxiliar, para hacer frente a los encargos comprometidos.

El inicio en Puerto Real del corte de chapa de acero para los cuatro buques petroleros Suezmax, contratados entre la naviera Ondimar y el astillero de Navantia, choca -una vez más- con una realidad marcada por un 72,61% de los trabajadores gaditanos desempleados con un nivel académico de estudios primarios o inferiores.


De Torre afirma que “tras años de escasa carga de trabajo los astilleros gaditanos vuelven a contar con ella gracias a la labor comercial que se ha desarrollado desde el Gobierno de España, cuya labor ha sido incesante, al contrario de lo que ocurrió con los gobiernos socialistas, y se han producido 120 misiones en 37 países que están dando su resultado, tanto para construcción civil como militar”.

El subdelegado cree fundamental que los trabajadores tengan la mejor formación porque “no podemos permitir lo que pasó hace años, cuando buscábamos personal cualificado de otros países. Eso no puede volver a pasar en Cádiz”.

El reconocimiento por parte de la Junta de Andalucía de la necesidad de que San Fernando vuelva a contar con un centro de soldadura similar al Centro de Técnicas Industriales (CTI) donde se impartía formación especializada, abunda en la insuficiencia de preparación de los parados subrayada por De Torre.

El subdelegado ha recordado que va ir creciendo el número de empleados necesarios para la empresa auxiliar del sector del metal. Por ello, el subdelegado afirma que “es muy importante poder recuperar la partida de fondos para formación, que ahora son más que necesarios que nunca para nuestra provincia. Ese es el objetivo que hay que plantear, apoyando todas las administraciones al cluster naval o las iniciativas de formación que son competencia de la Comunidad Autónoma”.

Por ello, el subdelegado reitera “la necesidad de que la Junta explote todos los recursos posibles para la generación de empleo, que ejerza con eficacia sus competencias en materia de empleo, especialmente en formación (con las escuelas taller, casas de oficio y talleres, que tiene prácticamente abandonadas), para mejorar la empleabilidad de los desempleados gaditanos y acompasar sus políticas a las desarrolladas por el Gobierno de España”.

CUALIFICACIÓN DE PARADOS

Se ha producido un descenso del número de acciones de Formación para el Empleo, promovidas por la Comunidad Autónoma en la formación de parados u ocupados (para mejorar su empleabilidad), con un descenso del 99,57% en el número de alumnos formados del 2011 al 2015 en la provincia de Cádiz.

En 2011 se realizaron acciones formativas para 14.515 personas; en 2012 hubo 4.472; en 2013, 1.731 y en 2014, una preocupante cifra de sólo 896 formados. Aún más llamativa es el dato de 2015, con sólo 5 cursos celebrados y 62 alumnos formados en los mismos.

El nivel de formación de los trabajadores es un aspecto fundamental para la búsqueda y consecución de un puesto de trabajo. El paro registrado en la provincia de Cádiz, según datos de diciembre de 2015, se distingue por contar con un 72,61% de trabajadores desempleados con un nivel académico de estudios primarios o inferiores.

Por otra parte, si analizamos el colectivo de aquellos trabajadores demandantes de un primer empleo, que suponen un 15,25% del paro registrado a nivel provincial, observamos que existe un componente muy alto de personas con carencias formativas, cifrándose éstas por encima del 80 %.

FERIA DE CICLOS FORMATIVOS

La Administración General del Estado ha participado por medio del director provincial del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Pedro de los Santos, en la inauguración de la ‘V Feria de Ciclos Formativos’, organizada el La Línea de la Concepción para los alumnos de Secundaria y Bachiller de la Comarca del Campo de Gibraltar, en la que los estudiantes pueden recibir información sobre las titulaciones que se imparten en la zona para decidir su futuro formativo.

El informe del Foro Económico Mundial sobre el desajuste de competencias laborales señala que, a nivel europeo, nos encontramos con un exceso de trabajadores con bajo nivel de estudios en relación a los puestos de trabajo existentes, frente a un defecto de trabajadores con niveles medios en relación a los puestos que requieren esta cualificación.

La conclusión no puede ser más evidente, el nivel de formación no sólo ayuda a la obtención de un puesto de trabajo sino también a su mantenimiento. Y frente a esta necesidad la sociedad arbitra dos opciones: la formación reglada y la formación para el empleo.

Es en la formación reglada en la que se enmarca la Feria de Ciclos Formativos, donde el demandante de empleo joven, principalmente, puede encontrar las bases para su futuro laboral y se encuentra encuadrada en la oferta formativa de la administración educativa.

La formación para el empleo se encuentra encuadrada en la administración laboral y trata de atajar el problema a través de acciones más concretas y de actuación más inmediata.

Compartir con: