Redacción | Cádiz.- El Ayuntamiento de Cádiz ha sido desalojado esta misma mañana, a consecuencia de una amenaza de bomba recibida telefónicamente, por un individuo que aseguraba que la misma “estallaría en una hora”.  La llamada se ha tratado de una falsa alarma, pero aún así se han activado todos los protocolos de seguridad.

Fuentes policiales apuntan que tras la llamada recibida, se procedió al desalojo de la Casa Consistorial, que por otra parte hoy estaba celebrando el pleno ordinario del mes de febrero. La Policía Local, fue la encargada de poner orden a los nervios vividos,  y de activar un perímetro de seguridad colindante al edificio municipal. De igual manera la Policía Nacional, junto a Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) y Guías Caninos, han trabajado intensamente para devolver la normalidad al Ayuntamiento, en una jornada atípica.

publicidad


Así las cosas y tras hacer las comprobaciones pertinentes por parte de las autoridades policiales, se ha abierto una investigación para dar con el ciudadano que ha realizado la llamada, y conocer los motivos que le ha llevado a realizar tal fechoría. Recordar que de acuerdo con el artículo 561 del Código Penal, el que, con ánimo de atentar contra la paz pública, afirme falsamente la existencia de aparatos explosivos u otros que puedan causar el mismo efecto, o de sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de doce a 24 meses, atendida la alarma o alteración del orden efectivamente producida.

Pasada las 12:00 horas, trabajadores, miembros de la corporación municipal,  medios de comunicación y diversos ciudadanos, han podido regresar al edificio para seguir con sus labores previstas para este viernes.