publicidad


(Imagen de archivo)

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización de narcotraficantes, asentada en Algeciras (Cádiz) y Barcelona, que ocultaba sus beneficios minando criptomonedas, en una operación en la que han sido detenidas siete personas. Los arrestados disponían además de un entramado empresarial para ocultar los beneficios obtenidos con sus actividades ilícitas. La investigación dio comienzo a principios del pasado mes de enero tras detectar una vivienda unifamiliar, ubicada en una zona residencial de Algeciras, utilizada como laboratorio para el cultivo de marihuana.

Las intensas investigaciones permitieron a los policías identificar a algunos de los cabecillas de la organización, parte de ellos residentes en la provincia de Barcelona. De forma paralela se inició una investigación patrimonial, al constatarse que poseían numerosos bienes y titularidades a nombre de diferentes empresas relacionadas entre sí, sin que detrás de las mismas se hubiese detectado actividad laboral alguna.

Una vez se supo que los investigados tenían la cosecha de plantas de cannabis lista para ser recogida para su distribución, se establecieron los dispositivos policiales coordinados para arrestar a los implicados. Se realizaron cinco registros en los que se desmantelaron tres laboratorios para el cultivo y elaboración de cannabis sativa donde  se intervinieron alrededor de 1.000 plantas –con un peso de 52 kilos de marihuana- así como una instalación ubicada en una nave industrial de Barcelona en la que se estaba preparando un cultivo de otras 2.000 plantas más. Como consecuencia de esta intervención se detuvo a siete personas -5 en Algeciras y 2 en Barcelona- de las que cinco ingresaron en prisión. Además, se intervinieron 2.000 euros en efectivo y material informático por valor de 115.000 euros para recoger las inversiones en criptomonedas. Diez vehículos fueron embargados y sesenta cuentas bancarias y nueve propiedades vinculadas con los arrestados fueron igualmente bloqueadas.

Ocultaban los beneficios en criptomonedas

En esta operación los investigadores han destapado un novedoso sistema para la fabricación de criptomonedas con las que los narcotraficantes  ocultaban los beneficios obtenidos con el tráfico de drogas. Para ello, los integrantes de esta organización, alguno de ellos con conocimientos muy avanzados en contabilidad financiera e informática, fabricaban como mínimo dos de las criptomonedas diferentes actualmente en circulación.

Así, los responsables de su desarrollo creaban cuentas corrientes dentro de un entorno puramente digital, sin dependencia de ninguna entidad bancaria o financiera, las cuales se sostienen gracias a un programa informático en el que se controlaría tanto la contabilidad de dichas cuentas, como el establecimiento de la cuenta o “monedero virtual”. En estas cuentas depositaban las monedas con la consiguiente reducción de costes y tiempos de transacción.

El proceso para obtener dichos beneficios venía dado por lo que conoce como “minado de criptomonedas” o cryptojacking, consistente en la generación de algoritmos para resolver una serie de problemas matemáticos que dan como resultado la obtención de una cantidad determinada de criptomonedas. Para esta actividad se necesitan equipos informáticos de gran potencia como los intervenidos en esta investigación. En uno de los registros llevados a cabo durante el desarrollo de la operación se detectó una habitación aislada de la estancia principal, dotada de un sistema propio de refrigeración, en la que se localizaron diversos equipos informáticos, así como un elevado número de dispositivos que se comercializan ya preparados para “minar” moneda virtual.       

Durante el desarrollo de la operación los investigadores localizaron numerosa documentación relativa al uso de las llamadas pools de minería de criptomonedas, como se conoce a las plataformas que facilitan la unión de varios usuarios para aumentar las posibilidades de éxito en la minería de criptomonedas.