Redacción | Barbate.-  La Guardia Civil en el marco de la operación denominada “MAPUCHE”, ha culminado la desarticulación de una organización narcotraficante, dedicada a la introducción de hachís por las costas de la Janda, deteniendo a 8 personas e incautando 4530 kilogramos de hachís, y recuperando 5 vehículos robados, que la organización utilizaba para el trasporte de la droga hasta las guarderías. El líder de la organización, habría montado su estructura después de abandonar por discrepancias la organización del “CANELA”, desarticulada por la Guardia Civil tras la operación “KIMBALA”.

La operación se inició, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una red dedicada a la introducción de hachís, que utilizaría como lugares de alijo la costa de la comarca de la Janda, y que estaría liderada por un joven conocido como “el Bareque”, el cual había pertenecido a la organización desarticulada el pasado año durante la operación denominada “KIMBALA”, y que estaría liderada por el “Canela”, abandono que se produciría por discrepancias entre ambos jóvenes narcotraficantes.


Las investigaciones de los guardias civiles del Puesto de Barbate y del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga, EDOA, le atribuyen a este grupo, la introducción de alijos de hachís por nuestras costas desde finales del año 2016, centrándose la actividad policial sobre ellos a raiz de la explotación de la operación KIMBALA, momento en el que el apodado BAREQUE, cobra una especial relevancia, y donde se destapa como un verdadero líder de la organización, situándose en un nivel superior al resto de componentes de dicho grupo, ejerciendo acciones de planificación y ejecución de los alijos en la zona de la costa, procediendo al traslado desde la zona de playa a la nave o vivienda, que haría las veces de guardería de la droga, y sobre todo aprovechando los contactos establecidos en su etapa anterior para aprovisionarse de droga para sus alijos. En definitiva, y como pasa en numerosas ocasiones ofreciéndose a cubrir de forma muy activa el hueco dejado por una organización desmantelada.

A raíz de estas investigaciones, se detectaron los contactos que establecían en Ceuta, Algeciras o Marruecos para aprovisionarse del hachís, identificando su modus operandi, localización de cada uno de los miembros de la organización, rol que desempeñaban en la misma, así como domicilios, vehículos que utilizaban, jerarquía entre sus miembros, y en definitiva todo los indicios de que podrían componer una organización criminal.

Toda la información recogida sobre esta organización, permitió que se les abortasen dos alijos de hachís, que pretendían introducir en nuestras costas por vía marítima, el primero de ellos con 1140 kilos y el segundo con 2430 kilos, donde además de la droga, se incautaron tres vehículos todo-terreno, que habían sido sustraídos con anterioridad y se detuvieron a dos personas.

Todo esto, llevó a la organización a ultimar los preparativos para realizar el último de sus alijos, donde tras introducir la cantidad de 960 kilos de hachís, los guardias civiles los siguieron hasta el lugar donde pretendían ocultarlo, una vivienda ubicada en la carretera de Patría, en el término municipal de Vejer, que la organización utilizaba como guardería.

Tras cercar la vivienda y asegurarse que no se podían realizar ningún intento de fuga, se procedió al registro de la misma, provistos del correspondiente mandamiento judicial de entrada y registro, deteniendo a los seis participantes en el alijo, incluido el líder de la organización e incautando tres vehículos, dos de ellos todo-terreno que figuraban como sustraídos, así como numerosos teléfonos móviles y demás efectos que probaban su implicación en los hechos que se les imputaban.

Tras realizar las detenciones y poner a disposición judicial detenidos, drogas, vehículos y demás efectos intervenidos se da por desarticulada una organización dedicada al tráfico de drogas, que operaba en la Comarca de la Janda, habiendo quedado desmantelada por completo la organización.

PUBLICIDAD
Compartir con: