publicidad


Agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y funcionarios de la Agencia Tributaria y con la colaboración de las autoridades judiciales y policiales de Marruecos y República Dominicana, han detenido a 23 personas (20 en España, una en República Dominicana y dos en Marruecos) e investigado a otras cuatro en República Dominicana, así como al bloqueo de 20 bienes inmuebles valorados en 2.000.000 de euros, la intervención de 3.500.000 euros en efectivo, la incautación de 16.000 kilos de hachís, y la intervención de ocho vehículos de alta gama. A los arrestados se les imputa delito contra la salud pública, asociación ilícita, tenencia ilícita de armas, contrabando de dinero en efectivo y blanqueo de capitales.

300.000 euros en billetes de 20 y 50 euros

La operación se inició a finales del mes de septiembre de 2017 a raíz de la interceptación de un vehículo de alta gama en cuyo interior se encontraban ocultos más de 300.000 euros en billetes de 20 y 50 euros. Su conductor y propietario, un ciudadano francés con antecedentes por narcotráfico, no pudo dar a los agentes una explicación coherente del origen de tal cantidad de dinero
en efectivo.

A raíz de este hecho se inicia una investigación conjunta, en la que colabora activamente el reino de Marruecos y en la que se relaciona al ciudadano francés identificado con el dinero en la cúpula de una organización a la que se le intervino en el mes de marzo del mismo año más de 7.400 kilos de hachís en la frontera entre el Sahara Occidental con Mauritania, con la supuesta intención
de traerlos hasta nuestro país utilizando la vía terrestre a través de distintas sociedades de importación agrícola.

Debido a que se trataba de una organización internacional se creó un equipo de investigación conjunto para la identificación de los integrantes de la organización, que estaba perfectamente estructurada y jerarquizada. Este grupo se dedicaba al tráfico de grandes cantidades de hachís, cuyo destino final era nuestro país, a través de camiones y empresas de transporte.

Posteriormente, y a través de ingeniería financiera introducían en el mercado legal los beneficios obtenidos del narcotráfico, para lo que utilizaban gran cantidad de empresas pantalla, sociedades interpuestas y numerosos testaferros.

165.000 euros en una maleta con destino República Dominicana

Continuando con la investigación, y a través de procedimientos policiales, se interceptó una maleta que uno de los principales objetivos llevaba hacia República Dominicana, y donde en un doble fondo se transportaban ocultos 165.000 euros, dando así un giro la investigación y abriéndose la vía sudamericana como lugar donde se podrían estar blanqueando los beneficios obtenidos del narcotráfico.

En el mes de abril de 2018, gracias a las investigaciones realizadas, se incautó en Almería un camión que transportaba como carga declarada losas de cerámica y en cuyo interior se intervinieron más de 7.200 kilos de hachís y 177.000 euros en efectivo.

Todos estos golpes sufridos por la organización investigada hicieron que trataran de sacar del país el dinero en efectivo que habían obtenido ilícitamente. En colaboración con la Dirección Nacional de Control de Drogas dominicana (DNCD) y el Departamento Antidroga estadounidense (DEA), se procedió a la apertura de un contenedor donde se transportaba una caja donde
se ocultaban los más de 690.000 euros.

En el mes de julio de 2018 se interceptó un nuevo alijo en un polígono industrial de Sevilla de unos 1.350 kilos de hachís que se ocultaban de manera similar a los interceptados en Almería. A principios de noviembre se intercepta a una «mula» de la organización que hacía de correo entre los proveedores de sustancias en Marruecos y la organización afincada en España, cuando
transportaba 85.000 euros.

18 detenidos en República Dominicana

El gran volumen de documentación incautada unido al complejo entramado financiero internacional que se había diseñado para blanquear el dinero obtenido del narcotráfico, hizo que la fase de explotación no se pudiera llevar a cabo hasta el mes de mayo de 2019, donde se realizaron 12 registros domiciliarios en España y 5 en República Dominicana. Hasta el país caribeño se desplazó un equipo conjunto de investigadores de Guardia Civil, Policía Nacional y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, y se detuvo a 18 personas, entre las que se encontraba el cabecilla de la organización. En todos los registros realizados se incautaron multitud de armas y dinero en metálico.

Tras la fase de explotación de la operación se da por desarticulada esta organización criminal, dedicada al tráfico de drogas, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, tenencia ilícita de armas y contrabando, abarcando la detención de los integrantes desde los niveles más bajos hasta los jefes y propietarios en el nivel superior.