Redacción | Sanlúcar.-  Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) a una persona de 27 años de edad como presunto autor de un delito contra la salud pública tras desmantelar  una plantación «indoor» 400 plantas de marihuana    ubicada en una vivienda rustica. La plantación contaban con todos los elementos de ventilación, riego y climatización necesarios para favorecer el cultivo y crecimiento de las plantas. La vivienda había sido alquilada por un año y para no levantar sospechas en el consumo de la luz, el detenido había realizado un enganche ilegal  a la red general de electricidad siendo también investigado como presunto autor de un delito de defraudación de fluido eléctrico.

La operación se inicio tras tener conocimiento de la  existencia de una vivienda ubicada en una finca rural  donde al parecer se estaban  realizando una plantación ilegal. Después de realizar varias pesquisas se comprobó que en  dicha vivienda no residía nadie y que había sido alquilada por  su propietaria a finales de 2015 a una pareja. Fruto de las gestiones realizadas, los investigadores corroboraron las sospechas de que los arrendatarios de la finca la estaban utilizando para un uso distinto al que fue alquilada.

Tras  recabar  información y confirmar las sospechas se realizó un registro del chalet donde  se encontró la plantación de marihuana y fue detenido el arrendatario del inmueble quien resulto ser un joven de la localidad sin actividad profesional reconocida que se dedicaba a cultivar plantas de marihuana para después distribuirlas entre varias localidades gaditanas.

Lámparas simulaban la luz solar

Tras realizar el registro los investigadores se han aprehendido  un total de 400 plantas de cannabis sativa, algunas de ellas de gran tamaño que se encontraron distribuidas por todas  las estancias de la vivienda. La plantación interior contaba con un equipamiento completo destinado para favorecer el crecimiento de este tipo de plantas. Para conseguir el crecimiento natural simulaban la luz solar con varias lámparas repartidas por todo el espacio. También contaban con un sistema de ventilación, filtros y extracción del aire con filtros para evitar el fuerte olor de las plantas cultivadas. Además tenían equipos deshumificadores y gran cantidad de fertilizantes y elementos especializados en el tratamiento y manipulación de la droga. Una habitación de la casa era utilizada para el secado de las partes de la planta que contienen los principios estupefacientes y  contaba con elementos específicos para la manipulación de la sustancia.

Defraudación de fluido eléctrico

La vivienda alquilada presentaba una serie de instalaciones eléctricas diferentes a las originales de la casa, preparada para el abastecimiento eléctrico de las tres plantaciones, nutriéndose de energía eléctrica proveniente de un presunto enganche ilícito con una acometida directa a la red general, sin pasar por contador alguno. Los investigadores se han puesto en  contacto con la empresa suministradora de energía eléctrica, para que  valoren la defraudación del fluido eléctrico y se personen en la causa como perjudicados.