publicidad



En Chipiona (Cádiz) se ha desmantelado una plantación con un complejo sistema eléctrico instalado para favorecer el crecimiento de las 3157 plantas que se han incautado

La Guardia Civil ha realizado varias actuaciones mediante las que han desmantelado dos plantaciones de marihuana y detenido a 11 personas en operaciones independientes llevadas a cabo en las provincias de Ávila y Cádiz.

En Candeleda (Ávila), la Guardia Civil ha detenido a 8 personas como presuntas autoras de los delitos contra la salud pública, daños, defraudación de fluido eléctrico, desobediencia grave a agente autoridad y asociación ilícita.

Durante la tarde del pasado 17 de abril, cuando una patrulla de la Guardia Civil se encontraba prestando servicio en la localidad de Candeleda, interceptó a un hombre por romper el confinamiento para acudir al domicilio de un amigo. Durante su identificación se pudo observar que en sus prendas se hallaban hojas de marihuana. Para comprobar la versión de esta persona, los agentes se dirigieron al citado domicilio y tras la puerta de entrada que se encontraba abierta, se pudo observar un perfecto sistema de cableado y puenteado del contador de luz así como tubos de ventilación compatibles con el cultivo de marihuana en la modalidad “Indoor”.

Los agentes de la Guardia Civil llamaron a la puerta y las personas que se encontraban en el interior huyeron por la parte trasera, comenzando entonces una persecución que se saldó con la detención de un total de 8 personas, en un principio por desobediencia grave a agente de autoridad, manifestando varios de ellos, que en la vivienda se hallaban gran cantidad de plantas de marihuana y que algunos de ellos habían sido contratados por uno de los detenidos para realizar labores de mantenimiento de las plantaciones.

Ante estas acusaciones, se solicitó a la autoridad judicial competente, autorización para realizar la entrada y registro. Durante el posterior registro se pudo demostrar que también habrían estado defraudando al fluido eléctrico ya que la vivienda poseía unos sofisticados sistemas de cableado y puenteado del contador para recibir electricidad de manera gratuita.

Una vez revisadas todas las habitaciones de la vivienda se localizó en el garaje de la misma un laboratorio clandestino modalidad Indoor donde se encontraban gran cantidad de plantas, un sistema de ventilación e iluminación y filtros para que el olor no trascendiera al exterior. La vivienda, completamente destrozada, estaba dedicada en su totalidad a la elaboración de este tipo de sustancia diferenciado por habitaciones el crecimiento, floración y secado de las mismas.

Como consecuencia del registro se incautaron 500 plantas de cannabis sativa en avanzado estado de floración de las cuales 50 en avanzado proceso de secado, arrojando un peso total de 210 kilogramos.

El Juzgado de Instrucción número 1 de los de Arenas de San Pedro decretó el ingreso directo en prisión del cabecilla de la banda criminal quedando los otros 7 en libertad pendientes de su resolución. Con esta actuación la Guardia Civil ha logrado erradicar un importante punto de elaboración y distribución de drogas en la Comarca del Valle del Tiétar, no descartando nuevas detenciones durante los próximos días.

Operaciones de la Guardia Civil de Cádiz

En Chipiona (Cádiz), la Guardia Civil ha desmantelado una plantación de marihuana que se había instalado en un chalet alquilado para tal fin. La pareja detenida, había instalado todo un complejo sistema eléctrico, que incluía multitud de diferenciales, todo un laberinto de iluminación, extractores y humidificadores. La electricidad que alimentaba todo el sistema se extraía de forma ilegal del alumbrado público. Se ha detenido a un hombre y una mujer como presuntos autores de un delito contra la salud pública, y otro de defraudación de fluido eléctrico y se han intervenido 3157 plantas de marihuana, así como todo el complejo sistema que se había montado para favorecer y acelerar su crecimiento.

La operación se llevó a cabo el pasado 20 de abril en la localidad de Chipiona, cuando, gracias a las investigaciones realizadas e indicios encontrados, los guardias civiles localizaron un domicilio donde se habría instalado un cultivo ilegal de cannabis de los denominados indoor. Una vez realizada la solicitud de entrada y registro, el mismo permitió verificar la existencia del cultivo indoor, que incluía lámparas de gran potencia con sus acumuladores de corriente, ventiladores de pared, equipos de aire acondicionado, potentes filtros de carbono para enmascarar el olor característico de estos cultivos y extractores de aire. Asimismo, sus responsables habían tomado numerosas medidas para impedir cualquier observación desde el exterior, tanto del cultivo como del “enganche” ilegal desde el tendido eléctrico hacia la vivienda.

Tras identificar a los responsables de la plantación, se procedió a su detención como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

También en Cádiz, la Guardia Civil ha detenido a una persona cuando trasportaba más de 22 kilos de marihuana, envasada al vacio y lista para su comercialización, siendo denunciado además por vulneración de la normativa que regula los desplazamientos durante la vigencia del estado de alarma decretado por el COVID-19. Al ser requerido por el motivo de su desplazamiento, argumentó que venía de dar de comer a sus caballos.

La actuación se desarrolló en la mañana del pasado día 21 de abril, cuando los guardias civiles del Destacamento de Tráfico de Jerez de la Frontera, desarrollaban un dispositivo preventivo de Seguridad Ciudadana en el marco del protocolo del Estado de Alarma decretado por la incidencia del COVID-19. Sobre las 08:30 horas, se procedió a dar el alto a un turismo, marca Hyundai, modelo Accent, de color gris, cuyo conductor, lejos de obedecer las señales que le hacían los agentes para detener el vehículo, hizo caso omiso y continuó la marcha sin aminorar la velocidad. Los guardias civiles iniciaron entonces un seguimiento del vehículo, y lo interceptaron en la carretera CA-3107a la altura del P.K. 0,000. Una vez procedieron a su identificación, comprobaron que se trataba de M.A.F.R. de 41 años de edad y vecino de Sanlúcar de Barrameda, el cual alegó que venía de dar de comer a unos caballos que tenía, para justificar su desplazamiento.

Al ser preguntado por el contenido de los bultos de gran tamaño que llevaba en los asientos traseros del vehículo, dijo que se trataba de pienso para animales, si bien al realizar la comprobación de su contenido, los guardias civiles constataron que se trataba de marihuana lista para su comercialización, hallando en el interior del maletero del vehículo otros dos bultos de similares características.

Por todo ello se procedió a su detención, como presunto autor de un delito contra la Salud Pública por Tráfico de Drogas, siendo denunciado además al Real Decreto 463/2020, que regula los desplazamientos durante la vigencia del Estado de Alarma.