La empresa ASV ha despedido del tanatorio situado en la plaza Glorieta de Cádiz a cuatro trabajadores, uno de ellos delegado sindical de CCOO. El sindicato ve en estos despidos una represalia consecuencia de las elecciones sindicales realizadas en agosto.

Estas fueron las primeras elecciones en la empresa y dieron como resultado que los tres representantes fueron elegidos por CCOO. Posteriormente, la empresa inició una persecución contra uno de ellos y otros tres trabajadores, a los que terminó despidiendo alegando una falta muy grave continuada que estarían cometiendo según la empresa desde principios de año pero que, curiosamente, no se les ha ocurrido denunciar hasta después de las elecciones. Por su lado, los hasta ahora empleados aseguran no haber cometido irregularidad alguna.

Para el sindicato, con esta actuación la empresa trata de acallar a los representantes de los trabajadores, que ya habían anunciado su intención de actuar contra los múltiples incumplimientos del convenio colectivo, entre otros no tener el descanso diario de doce horas consecutivas reglamentarias lo que pone en peligro la seguridad y la salud de los trabajadores, especialmente de aquellos que realizan transporte por carretera.

CCOO explica que no va a permitir la persecución sindical en los centros de trabajo, una práctica delictiva y perseguida en nuestro país.