Redacción | Sanlúcar.- La Feria de la Manzanilla que concluyó el pasado domingo ha dejado un balance más que satisfactorio, ya que a la ausencia de incidentes graves hay que unir una gran afluencia de público al recinto ferial desde la noche del martes, lo que ha desembocado en un incremento del negocio de las casetas respecto al pasado año. En este sentido, hosteleros y distribuidores consultados por la Delegación de Fiestas cifran en torno a un 30% el incremento de las ventas, un dato muy positivo que habla muy bien de la principal fiesta sanluqueña.

En lo referente a incidentes, no se han producido incidencias de consideración a pesar de las grandes aglomeraciones en determinados momentos, de manera que se puede seguir manteniendo que la fiesta de Sanlúcar es una las más tranquilas de la primavera andaluza. En este sentido, el delegado de Fiestas, Juan Oliveros, quiere agradecer a los cuerpos y fuerzas de seguridad, bomberos, Protección Civil y todos los que han participado en el dispositivo, su trabajo durante estos días.


Uno de los colectivos actuantes fue el de Cruz Roja, que dispuso de un centro móvil de coordinación de emergencias y de un módulo de atención sanitaria en el recinto ferial, donde realizaron un total de 195 asistencias, la mayoría de carácter leve. De todas ellas, sólo en trece ocasiones fue necesario el traslado al centro sanitario de referencia. También se puso en marcha el proyecto ‘Niño perdido’, mediante el cual se colocaba a los menores una pulsera identificativa para facilitar su búsqueda en caso de pérdida. En esta primera ocasión se registraron más de 250 menores.

Esta fue una de las novedades de la Feria, junto a la iluminación, con más puntos de luz, un nuevo paraguas en la rotonda de la Calzada y pórticos en todas las entradas al recinto.

La portada, de nuevo junto al paseo marítimo y flanqueada por una gran venencia y dos guitarras, fue el lugar de encuentro de todos los visitantes a la Feria, que tuvo ya su referencia a la conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo con la inclusión de una réplica luminosa de la Nao Victoria.

Las más de 40 actuaciones de grupos y solistas sanluqueños en la Caseta Municipal y el éxito de la corrida de toros, con los tres toreros saliendo a hombros de la plaza de El Pino, pusieron el colofón a una buena Feria que sólo se vio enturbiada por la lluvia del sábado, que afectó a los farolillos de papel que formaban el techo del recinto y al paseo de caballos de ese día, que se suspendió por motivos de seguridad. De nuevo con el sol en lo alto y con todo el recinto recuperado gracias al dispositivo especial de limpieza, Sanlúcar vivió un gran fin de semana festivo que culminó en la medianoche del domingo.

PUBLICIDAD

Compartir con: