La Policía Local ha intervenido durante el pasado fin de semana en tres casos por presunto delito contra la seguridad vial, uno de los cuales también incluía un presunto delito por hurto. Así, sobre las cuatro de la madrugada del pasado sábado, cuando agentes de la Policía Local se encontraban realizando vigilancia de población por la carretera de la Barrosa, observaron un turismo que se detuvo de forma repentina, realizando un giro brusco hacia el margen derecho de la calzada. Los policías se detuvieron a la altura del conductor para preguntarle si se encontraba bien, observando que presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol. Una vez informado de los derechos y obligaciones que le asisten, se requirió la presencia del grupo de atestados de esta Policía Local para realizar las correspondientes pruebas de detección alcohólica, las cuales casi cuadruplicaban la tasa de alcohol permitida para conducir. Con todo lo anterior, se procedió a la detención del conductor como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

Por otro lado, durante un control preventivo de alcoholemia y documentación llevado a cabo durante la noche del mismo sábado en uno de los accesos a la zona de costa, los agentes que formaban parte del mismo observaron como un vehículo que se aproximaba hacia ellos, al percatarse de la presencia del control policial, giró a su derecha, parando el vehículo a unos 60 metros de su posición. En vista de lo anterior, los agentes se dirigieron hacia dicho vehículo y, al proceder a su identificación, le apreciaron fuerte olor a alcohol, así como pérdida de equilibrio, por lo que le informaron de manera verbal de la realización del alcohotest, manifestando éste su negativa.

Una vez en el control, nuevamente fue informado sobre la obligatoriedad de someterse a las pruebas de detección alcohólica, así como que su persistencia en la negativa a su realización era constitutiva de un delito de desobediencia, accediendo finalmente a la ejecución de las pruebas. En vista del resultado obtenido, positivo, y de los síntomas que presentaba, se procedió a la detención del conductor como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial. Además, efectuada la consulta de antecedentes, al detenido le constaban varios delitos contra la seguridad vial, falsedad documental, estafa y asociación indebida.

Finalmente, pasadas las siete de la mañana del domingo, a través de llamada telefónica se alertaba a la Policía Local de que dos individuos que se encontraban en el interior de un vehículo huyeron al verse sorprendidos. Desplazados de inmediato al lugar, y a través de la descripción facilitada, tanto del vehículo como de los individuos, fueron localizados en las inmediaciones.

Una vez detenido en el vehículo en el que viajaban, uno de los ocupantes, delincuente habitual, se bajó del mismo y emprendió huida a pie, saltando al interior de un instituto cercano.  En cuanto al conductor, quedó en el interior, presentando claros síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, como posteriormente se pudo comprobar con el resultado de las pruebas de detección alcóholica.

Además, en el interior del vehículo fue localizada una pistola de aire comprimido, colocada para una rápida extracción, varias herramientas, así como diverso material. Por ello, el conductor fue detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial, constándole antecedentes por falsificación de documento público y dos faltas por lesiones. Asimismo, fue   denunciado ante la autoridad judicial por un presunto delito de hurto.