Agentes de la Policía Nacional han detenido  a un hombre de 36 años de edad como presunto autor de dos robos perpetrados en establecimientos de Sanlúcar de Barrameda. El detenido atracó un bar  portando un arma de fuego con la cual realizó dos disparos para intimidar a los trabajadores y clientes. Tras ser puesto a disposición judicial, el detenido ha ingresado en prisión.

La investigación se inició el pasado mes cuando la Sala Operativa del 091 recibió un  aviso de alarma de robo en una tienda de telefonía móvil sita en Avenida Cabo Noval. Tras la inspección ocular del lugar, la toma de declaración de testigos y la recuperación de las imágenes de la cámara de seguridad del local, se reconstruye el modo de actuación del autor de los hechos. El investigado en unos pocos segundos derribó  con un vehículo las barras de protección de las puertas del establecimiento y tras forzarlas accedió al interior para apoderarse de 30 terminales de telefonía móvil expuestos allí. Afortunadamente el delincuente no se percató de que los teléfonos que estaba robando eran replicas de escaso valor.

En el lugar de los hechos se pudo recuperar parte del frontal del vehículo utilizado, el cual correspondía a un vehículo gris, para ampliar esta información se solicitó colaboración a un concesionario de la marca, donde un experto tras ver las piezas recuperadas las identifico como pertenecientes a un modelo del año 1999. Con esta nueva información los funcionarios de la  Brigada de Policía local lograron localizar un vehículo de esa marca y modelo, junto al que se encontraba su propietario, un hombre de 35 años de edad. El sospechoso era un viejo conocido de la policía con numerosos antecedentes por hechos similares, el cual al reconocer a los investigadores que se aproximaban al vehículo emprendió una rápida huida a pie sin que pudiera ser interceptado.

Una primera inspección del vehículo reveló que le faltaba una parte del frontal del vehículo que coincidía  con la recuperada en la puerta de la tienda donde se había cometido el alunizaje. Por este motivo se procedió al traslado del vehículo a dependencias policiales para una inspección ocular en profundidad, localizándose una braga y un martillo idénticos a los que se ven en las grabaciones de vídeo como usados por el autor de los hechos para ocultar su rostro y romper los expositores interiores del local.

Sin embargo el objeto que resultó de mayor interés en el registro fue una gorra deportiva con un diseño muy llamativo, compuesto por barras y estrellas blancas y negras que ya era conocido por los investigadores, toda vez que era la utilizada por el autor de un atraco con arma de fuego ocurrido un mes antes en el bar “La estación” de esta localidad.

Este  hecho destacó por la inusual violencia mostrada por el autor de los hechos, que amenazó y encañonó tanto al camarero como al dos de los clientes, llegando a golpear a uno de ellos y realizar dos disparos intimidatorios. Siendo hasta el momento todas las gestiones tendentes a la identificación del autor infructuosas.

Tras descubrir este nuevo indició se compararon las imágenes del atraco con arma de fuego y el alunizaje, pudiéndose observar claramente que la fisionomía del autor de los hechos coincidía plenamente con el sospechoso fugado. Por ese motivo se procedió a realizar una entrada y registro en el domicilio del investigado que dio como resultado la recuperación de todas las prendas que vestía el atracador en el momento de la comisión del hecho, las  cuales dada la peculiaridad de alguna de ellas permitió imputar plenamente la autoría de este segundo hecho al sospechoso.

El presunto autor que había abandonado la localidad de Sanlúcar de Barrameda, fue detenido dos días más tarde en Dos Hermanas por agentes de la Policía Nacional ya que se había  registrado una orden de búsqueda y detención del mismo tras haber sido identificado como autor de los delitos referidos, dándose la circunstancia de que en el momento de su detención se le intervino una tableta de hachís, motivo por el cual además de los dos robos en los que había sido identificado, se le imputó un nuevo delito contra la salud pública.

Una vez puesto a disposición judicial, el Sr. Magistrado- Juez, ante la gravedad de los hechos, decretó el ingreso en prisión preventiva del detenido.

Compartir con: